Guía de Jardinería

Guía para cultivar rosas Artículo Publicado el 06.03.2018 por Flavia

Las rosas son una de las plantas más bonitas que pueden existir en nuestros jardines, porque están repletas de historia y son además muy románticas. Las rosas son versátiles porque las hay de varios tipos y hábitos de crecimiento. Aunque muchos dicen que son difíciles de cultivar, te aseguro que con esta guía, cultivar rosas será súper sencillo y podrás disfrutar de rosas saludables y coloridas en tu jardín.

Comprar rosales

Dependiendo del lugar en el que vivas, será oportuno elegir por una u otra variedad de rosal. Asimismo, debe saber que hay rosales con rosas de distinto color, aunque no debes dejarte llevar por eso, pues lo mejor es que escojas una variedad que sea resistente a las plagas y enfermedades de tu zona y que pueda adaptarse a la climatología. Puedes comprar semillas ecológicas de rosales de otros jardineros, en centros de jardinería y viveros.

Elegir y preparar el sitio

A las rosas les encanta el sol y, por ende, deben ser plantadas en un lugar en donde reciban al menos seis horas de luz solar al día. En climas fríos, escoge un área donde haya protección contra los vientos fríos del invierno.

A la hora de cultivar rosas, no las pongas cerca de otros arbustos o árboles para que no compitan las raíces. El lugar en donde plantes al rosal requerirá un buen drenaje y humedad, pero no un suelo anegado. Prefieren los suelos fértiles y ricos en materia orgánica. Usa un sustrato apto para el cultivo de rosas al que tendrás que añadirle, dos veces al año, una capa de humus de lombriz.

Plantar las rosas

Las raíces de las rosas son largas y profundas, por lo que es necesario cavar un hoyo profundo y ancho que pueda sostener sus raíces. Una vez colocado el rosal en el hoyo, cubre sus raíces con tierra y riega abundantemente, pero evita el encharcamiento. Si vas a cultivar rosas trepadoras, instala un soporte, como un enrejado, por ejemplo.

Cómo cuidar las rosas

  • Riega por la mañana y abona cubriendo el rosal con materia orgánica a fines del otoño.
  • Aplica fertilizante líquido de algas marinas a las raíces a comienzos de la primavera y después de la primera floración. Ten cuidado de no fertilizar muy temprano en otoño, porque fomentarás un nuevo crecimiento haciéndolo susceptible al invierno.
  • Durante los meses más calurosos del año tendrás que regar los rosales una media de cuatro veces a la semana, de acuerdo sus necesidades.
  • Mantén a raya las malezas.

Plagas en los rosales

Existen algunas plagas comunes de los rosales como los pulgones que, afortunadamente, pueden combatirse con agua jabonosa y diversos remedios que puedes preparar en tu casa, incluso si eres nuevo en el mundo de la jardinería.

Las babosas pueden ocasionar graves daños en los rosales porque se alimentan de los brotes y de las hojas jóvenes y pueden causar estragos en tan solo en una noche. En Guía de Jardinería tenemos 10 soluciones naturales para el control de las babosas. ¡Ponlas en práctica!

Ten en cuenta que los productos comerciales con tóxicos pueden dañar la salud de quienes los aplican, así como también a los rosales y ocasionar la muerte de insectos y otros seres vivos en el jardín. También pueden contaminar el medio ambiente.

Poda de rosas

En climas fríos tendrás que podar tus rosas en primavera, una vez que haya pasado el riesgo de las heladas. Quita los tallos muertos en invierno y poda solo para darle una forma compacta y agradable. Utiliza siempre herramientas afiladas y limpias para prevenir enfermedades.

Protección de los rosales

Si quieres proteger tus rosales de las heladas y de los fríos rigurosos, coloca mantillo de hojas alrededor de la base de la planta o envuélvelos en arpillera.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share