Guía de Jardinería

Cuidados del Filadelfo Artículo Publicado el 28.08.2019 por Flavia

El filadelfo, celindo o jeringuilla es un género que se compone por 35 especies distintas de arbustos muy compactos y ramificados, de hoja caduca, todos ellos de origen europeo y norteamericano. Habitualmente se los suele confundir con miembros de la familia Hidrangeáceas por sus características y, con frecuencia, se los llama Lila, una especie perteneciente al género Syringa.

Quizás también te puede interesar: 5 flores perfumadas que huelen a cítricos

La floración del filadelfo es abundante y suele tener lugar a finales de la primavera e inicios del verano. Las flores pueden ser tanto simples como dobles y ser blancas o blanco amarillentas, con un ligero perfume.

Aunque muchas variedades y especies pueden ser enanas y otras llegar a alcanzar los 3 metros de altura, por lo general su media se acerca a los 2 metros. El filadelfo se adapta muy bien a cualquier tipo de terreno y ambiente, pero si realmente quieres que prospere tendrás que proporcionarle un lugar adecuado y podarlo después de la floración pero sin estropear los brotes jóvenes que son los que darán flores en la siguiente primavera.

Cómo cuidar y propagar el filadelfo

Como bien comentaba anteriormente el filadelfo es capaz de soportar cualquier tipo de terreno y emplazamiento, incluso tolera los suelos salitrosos y los ambientes puros y contaminados. Sin embargo, para que despliegue sus bellas y aromáticas flores, es fundamental que le proveas un suelo sano y fértil y un emplazamiento soleado con algunas horas de sombra.

Por otra parte, en cuanto al modo de propagación, la forma más simple y eficaz de reproducir el filadelfo es a través de esquejes y, este procedimiento se lleva a cabo tanto en verano como en invierno. Corta trozos de los vástagos jóvenes que han florecido, de 10 cm de largo, e inserta en una mezcla con partes iguales de turba y arena. Deja que pasen todo el invierno bajo protección y trasplanta en la próxima primavera en macetas individuales y en otoño en el suelo definitivo.

¿Qué problemas puede tener el filadelfo?

Aunque el filadelfo es un arbusto muy rústico y adaptable, puede llegar a tener problemas con el pulgón verde o el negro en primavera. Estas plagas deforman las hojas y puede combatirse con un insecticida sistémico.

El oidio o blanquilla, es una enfermedad causada por hongos que pueden atacar a las hojas del filadelfo, produciendo manchas de color blanco. Sigue un tratamiento con fungicidas a base de azufres mojables para combatirlo.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

This error message is only visible to WordPress admins

Error: No connected account.

Please go to the Instagram Feed settings page to connect an account.

Guía de jardinería

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share