Guía de Jardinería

Cuidados del avellano (Corylus) Artículo Publicado el 22.06.2018 por Flavia

El género Corylus se encuentra compuesto por arbustos o pequeños árboles, de los cuales muchos de ellos producen un fruto comestible denominado avellano. La altura de estos vegetales oscila entre los 2 y los 6 metros de altura, según la especie. Las ramas del avellano son erguidas y abundantes, lo que le confiere un aspecto de mata más que de arbusto. Sus hojas son alternas, redondeadas y dentadas y sus flores, ya sean femeninas o masculinas, se encuentran en el mismo pie, pero separadas.

Las flores masculinas son amarillas y pueden llegar a medir hasta 10 cm de longitud; surgen en primavera. Las femeninas son apétalas y tienen un pistilo rojo. Su fruto recibe el nombre de avellana, es duro y se encuentra rodeado de una bráctea frondosa que puede tener diversas formas y tamaños. Este género comprende aproximadamente unas 15 especies, todas ellas originarias de las zonas más frías de América del Norte, Europa y Asia.

Cuidados del avellano

El avellano se adapta a cualquier tipo de suelo, aunque prefiere los permeables y los que nos retengan demasiado humedad, incluso podríamos decir que adora los suelos calcáreos. En cuanto al emplazamiento, ama el pleno sol, no obstante, una sombra ligera no le causará daños. Esta planta no precisa de una poda específica, por lo que pueden suprimirse los retoños que surgen de las ramas viejas o innecesarias, y en la base de la planta.

Como propagar al avellano

La forma más simple de propagar al avellano consiste en remover los rebrotes que surgen en la base de la planta originaria con un poco de raíces. Mediante la siembra de avellanas pueden reproducirse las especies y las variedades hortícolas. Con el acodo podrás conservar las características de las variedades, principalmente del Corylus contorta y del atropurpurea.

Aunque los avellanos son resistentes y rústicos, las especies más utilizadas para obtener frutos se ven atacadas por algunos insectos que provocan graves daños. También pueden atacar a las especies que se emplean en jardinería. Se trata de la carpocapsa y del balaninus nucun, que ataca al fruto. En caso de infestación, tendrás que efectuar un tratamiento a base de insecticidas sistémicos.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share