Guía de Jardinería

La multiplicación de las plantas Artículo Publicado el 24.10.2012 por Libelula

Sin dudas, uno de los proyectos más apasionantes que encaramos cuando nos dedicamos a la jardinería es la multiplicación de las plantas. Pocas experiencias proporcionan tanta satisfacción como comprobar el éxito de la germinación de las semillas.

Multiplicación o reproducción de las plantas

La propagación es un arte tan antiguo como el hombre. Se remonta a la época en que el ser humano abandonó la vida nómada y se asentó en una porción de tierra donde empezó a cultivar sus propios alimentos. A lo largo de los años, los agricultores y jardineros han observado las diferentes formas de propagación que existen en la naturaleza y las han adaptado para incrementar sus cultivos. Las técnicas de multiplicación vegetal que empleaban las civilizaciones antiguas aún siguen empleándose en el siglo XXI.

El arte de la multiplicación no está restringido a unos pocos. Si se aplica bien y con sentido común, puede resultar bastante fácil. La tarea de multiplicar es más sencilla cuando se tiene un conocimiento cabal de cómo funcionan las plantas. Para la aplicación de las diferentes técnicas resulta fundamental conocer los mecanismos tanto de reproducción sexual (por ejemplo, el acodo). Algunas personas logran tener éxito en esta tarea a pesar de no contar con ningún conocimiento básico. Llevan a cabo las propagaciones caseras de forma instintiva porque son muy buenos observadores de la naturaleza y han logrado entender, en su subconsciente, las condiciones y medidas correctas. A estas personas que poseen una capacidad innata para la observación se las suele llamar “manos verdes”. Sin embargo, todos podemos lograr esa habilidad con sólo poner en práctica las técnicas que a continuación les explicaremos.

La propagación se divide en dos grandes tipos: sexual y asexual. En la primera, se parte de la semilla, que se obtiene de un padre y una madre con diferentes características. En la segunda, se logra una planta a partir de un trozo de ésta, sin intervención sexual. Esto significa que el ejemplar que vamos a obtener será idéntico a la especie de donde sacamos el material para realizar la multiplicación.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Alfredo ha escrito el 17.03.2015 a las 18:48

    Son muy buenos artículos yo los utilizo como material didactico en la enseñanza

© 2016 www.guiadejardineria.com