Guía de Jardinería

Homeopatía, medicina en comunion con la naturaleza – Parte I Artículo Publicado el 28.11.2009 por Antonella

homeopatia-medicina-en-comunion-con-la-naturaleza-p1

Actualmente, en una sociedad donde cada vez se padecen más enfermedades, y nos damos menos tiempo para todo, parece que queremos volver a la vida de nuestros pasados milenarios. Para poder comprender este método terapéutico que ve al ser humano como un todo y usa medicamentos de origen natural para estimular sus procesos de autocuración.
Hoy por hoy, la meyoría de las personas que realizan tratamientos médicos, paralelamente llevan una terapia homeopática complementaria. En Estados Unidos y algunos países europeos, las universidades tienen iuncluída en su preparación esta materia, y se brindan estos servivios en hospitales. En Latinoamérica, esto no sucede todavía, creando un problema en los sistemas de salud, ya que estas actividades se desarrollan clandestinamente.
La homeopatía fue desarrollada por un médico alemán, el Dr. Samuel Hahnemann (1775-1843), quien cuidadosamente realizó muchas experimentaciones, que son la base de esta ciencia.


Para la homeopatía, la enfermedad es un intento que hace el organismo para curarse. Es una expresión de la desviación de energía vital, que nos aleja del estado de salud ideal. Los sufrimientos físicos y mentales, son alerta de que algo anda mal.
Dentro de un paradigma propio, la Homeopatía es una forma de hacer terapia. Se basa en el principio de la similitud (homeopatía, de Omios, semejante y Phatos, sufrimiento). Una sustancia capaz de producir en la experimentación determinados síntomas en un individuo sano, cura esos mismos síntomas en un enfermo. El medicamento “semejante” produce un estímulo que genera la reacción curativa. Difiere de la concepción alopátca, que se basa en el principio de los contrarios. Esto se ve por ejemplo, en los medicamentos usados para la inflamación: antiinflamatorios.
Según nuestra suceptibilidad, somos víctimas de agresiones climáticas o tóxicas, o vivimos ocultando sufrimientos a través del silencio, o rasgos de personalidad muchas veces opuestos a nuestro sentir más profundo, o cargando con circunstancias traumáticas de nustro pasado. Esto se ve en síntomas mentales y físicos. El homeópata debe reconocer esos sufrimientos para individualizar a ese ser humano único y a su forma particular de padecer. Lo central es llegar a la comprensión del núcleo profundo de sufrimiento que estructura la vida del paciente.
Después de tener este conocimiento, el médico indica un único medicamento (unicismo). Se determina por la forma particular de enfermar del paciente: un mismo emdicamento puede usarse para diferentes afecciones y, opr el contrario, la misma afección puede curarse con diversos medicamentos.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com