Guía de Jardinería

¿Por qué las plantas se vuelven amarillas? Artículo Publicado el 11.10.2018 por Flavia

La jardinería es un agradable pasatiempo, pero a veces puede ocasionarnos dolores de cabeza cuando las plagas y las enfermedades acechan a nuestras plantas. Por otro lado, El amarillamiento de las hojas, también conocido como clorosis puede indicar varios problemas de salud en las plantas. No obstante, la causa directa de la clorosis no es un misterio, dado que la clorofila es quien le da el color verde a las hojas y un suministro inadecuado de este pigmento hará que las plantas pierdan color.

Una planta que sufre de clorosis no podrá sobrevivir y es por ello que debes actuar de inmediato. Sigue leyendo para saber por qué las plantas se vuelven amarillas y cómo solucionarlo.

Carencia de nutrientes

Uno de los motivos por los que aparece la clorosis es la mala nutrición. Más allá del oxígeno, el carbono y el hidrógeno, las plantas precisan de varios nutrientes minerales para sobrevivir, los cuales provienen de sus raíces. Por tanto, para saber por qué tus plantas se vuelven amarillas debes realizar una prueba de suelo.

La clorosis del nitrógeno es uniforme en las hojas y sus nervaduras, mientras que la clorosis del potasio comienza en los bordes y en las puntas de las hojas. El amarilleo de las hojas nuevas podría indicar falta de hierro o calcio, pero la clorosis del hierro se caracteriza por el amarillamiento uniforme en toda la hoja con las nervaduras verdes.

Plagas y enfermedades

A diferencia de una deficiencia de nutrientes, las plagas y las enfermedades pueden localizarse en algunas hojas o partes de la planta, dejando agujeros o bordes carcomidos, así como también manchas foliares, etcétera. Para deshacerse de los insectos puedes utilizar repelentes, pesticidas orgánicos y aceite de neem.

Por otra parte, hay diversas formas de controlar los hongos en el jardín, siendo el control de la humedad del suelo el paso más importante. Aunque las plantas precisan agua para crecer, el exceso de la misma puede crear condiciones favorables para estos patógenos fúngicos.

Demasiada agua también puede provocar el debilitamiento del follaje, aunque esto generalmente ocurre cuando no existe un buen drenaje. Otra de las causas de la clorosis son las raíces compactadas, por lo que deberás darle el espacio suficiente para que crezcan tanto en el suelo como en un contenedor.

Por otro lado, por más que le proveas los nutrientes y el agua apropiada, si no le brindas la cantidad de sol adecuada, esto también podría hacer que tus hojas se desvanezcan.

Los tomates y los pepinos, por ejemplo, precisan al menos 6 horas de luz solar al día, mientras que el brócoli puede arreglarse con menos cantidad. Por ello, debes investigar qué tipo de plantas hay en tu jardín y cuántos sol proporcionarle.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (2)

  • Responder

    Alien Carraz ha escrito el 14.10.2018 a las 11:08

    ¡Excelente artículo! Una gran ayuda para mejorar las condiciones de nuestras plantas y, especialmente, para mejorar nuestro oficio de incipientes jardineros. ¡Muchas gracias!

  • Responder

    rosario ha escrito el 17.10.2018 a las 07:50

    Muchas gracias por esta información, me ha sido de mucha ayuda, ya que tanto mis plantas ornamentales, como los frutales presentan estos problemas, también el azote de cochinillas acanaladas, de pulgones y moscas blancas.
    Quiero que sepan que todos los métodos de control de plagas que han publicado los e aplicado.
    Reitero a ustedes mi profundo agradecimiento.

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share