Guía de Jardinería

Hablemos de árboles con bayas Artículo Publicado el 12.01.2022 por Flavia

Hay muchos árboles con bayas para escoger. Además, de añadirle un toque de color al jardín, también ofrece una gran atracción para la vida silvestre. Plantar un árbol con bayas no solo embellecerá tu jardín, sino que también les proporcionará a las aves un lugar bonito para descansar y, a su vez, darse un festín. Ya sea que estés buscando árboles de hoja perenne con bayas o una opción más pequeña para un jardín de menor dimensión, aquí tienes mucho para elegir.

Quizás también te pueda interesar: 10 árboles con hojas rojas

1. Cerezo silvestre

Este es uno de los mejores árboles en flor, dado que, en primavera, desarrolla flores pequeñas de color blanco que embellecen a cualquier jardín. Luego, brinda bayas pequeñas en color rojo brillante, que son amadas por las aves. El color del follaje suele ser rojo, naranja y amarillo.

Los cerezos silvestres pueden llegar a crecer rápidamente, llegando a alcanzar los 8 metros en 10 años. Se desarrolla en cualquier tipo de suelo, pero necesita el pleno sol para florecer y fructificar.

2. Manzano silvestre

El manzano silvestre es uno de los mejores árboles para jardines pequeños. Es fácil de cultivar y una maravillosa adición ornamental para tu jardín. En primavera produce una gran cantidad de flores hermosas durante un largo periodo de tiempo, mientras que, en verano, brinda un follaje colorido y abundante.

El manzano silvestre desarrolla bayas en otoño e invierno y a las aves y a otros polinizadores, les encantan. Adora el sol pleno y puede llegar a alcanzar una altura de 4 metros.

3. Acebo

El acebo puede encontrarse en una gran variedad de tamaños. Los árboles grandes vienen en versiones más pequeñas a la que puedes darle una forma redondeada y cultivar en tu jardín.

En invierno, proporciona un follaje verde brillante y frutos rojos. Es fácil de cultivar a sombra o sol parcial y prefiere un suelo bien drenado. Las variedades abigarradas mantienen sus bonitos colores a pleno sol.

Según la variedad, pueden crecer hasta 15 metros de altura, pero, generalmente, no superan los 12 metros.

4. Espino

Las bayas del espino son apreciadas por las aves en otoño e invierno. En primavera, se cubre de flores. Los espinos son perfectos para jardines pequeños, dado que crecen entre 4,5 a 9 metros de altura. Crecen en cualquier tipo de suelo, a sol o sombra parcial y no necesitan mucho mantenimiento. Este bello árbol es una excelente opción para jardines pequeños.

5. Husillo

El husillo, también conocido como Euonymus europaeus, es una excelente opción para el jardín. Sus hojas grandes y ovaladas, de color verde medio, se tornan rojizas en otoño. En primavera desarrolla flores verdes en forma de estrella y en invierno, hermosas bayas de color rojo que se parten para revelar semillas de color naranja.

La altura máxima a la que puede llegar es a los cuatro metros. El árbol husillo ama el pleno sol o la sombra parcial y un suelo bien drenado.

6. Cotoneaster

Pese a ser un arbusto de jardín, existen variedades más grandes que se transforman en árboles. Estos cuentan con una copa redondeada y muchas ramas delgadas con hojas, estrechas, de color verde oscuro. En primavera, aparecen hermosas flores blancas seguidas de bayas rojas, amarillas o naranjas que permanecen en el árbol durante todo el invierno. La altura máxima a la que puede llegar este árbol es de 8 metros.

Plántalo a pleno sol y en un suelo bien drenado. Tolera climas fríos y secos y requiere muy poca atención.

7. Enebro

El enebro es un árbol con bayas que se convierten en fuente de alimento de animales salvajes y pájaros cantores. Sus densas ramas protegen a las aves de los vientos y también sus nidos. El enebro hembra no dará frutos a menos que hayas plantado un macho cerca. Los conos femeninos son carnosos, parecidos a las bayas. Primera de color verde y luego de color azul en su madurez, mientras que los masculinos se parecen a conos de pino en miniatura.

Aunque toleran una gran cantidad de suelos, prefieren los ligeramente ácidos y bien drenados. A principios de la primavera, corta las ramas muertas para darle forma.

8. Sauco

El saúco es una gran opción si lo que quieres es atraer pájaros a tu patio trasero. Este árbol de hoja caduca puede llegar a crecer hasta 4 metros de alto, según la variedad, y produce bayas desde fines del verano a principios del otoño.

Su naturaleza arbustiva lo transforma en un buen lugar para hacer nidos. El sauco tiene ramas largas y arqueadas. A principios del verano, desarrolla racimos de flores blancas que, luego, se transforman en bayas moradas.

Este árbol ama la humedad, por lo que prefiere el suelo húmedo.

9. Baya de invierno

Este árbol tiene un hábito de crecimiento vertical y redondeado. A principios del verano desarrolla racimos de flores blanco verdosas y bayas rojas que van desde el otoño hasta el invierno.

Sus hojas coriáceas son de color verde oscuro y se tornan amarillentas y moradas en otoño. Ama crecer en suelos húmedos. Prefiere el sol pleno o la sombra parcial.

10. Serbal

Los serbales son uno de los árboles con bayas más bonitos. Son fáciles de cultivar y crecen mejor en suelos fértiles y bien drenados. Prefieren un lugar soleado, pero también pueden adaptarse a la sombra. A las aves les encanta darse un festín con sus exquisitas bayas.

Las bayas son la fuente de alimento de muchas aves en invierno, sobre todo cuando el suelo está demasiado frío y no pueden bajar a cazar gusanos. Si puedes atraer aves a tu jardín plantando árboles con bayas, estarás aportando tu grano de arena. Algunas aves como los mirlos y los zorzales, aman los frutos de los árboles.

Por otro lado, el espino de fuego, también conocido como piracanta, cuenta con pequeñas bayas rojas que los pájaros pueden apreciar ya la distancia. El agracejo, el acebo y el sauco rojo costero son árboles comunes en invierno que logran atraer a los pájaros.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share