Guía de Jardinería

Cuidados de la lavanda y propagación Artículo Publicado el 25.04.2018 por Flavia

La lavanda es un grupo de arbustos resistentes y siempre verdes que incluye algunas de las plantas aromáticas comúnmente utilizadas. Son originarias de la India y África, y son tan populares que incluso forman parte de canciones tradicionales. Son excelentes plantas de jardín y muchas se pueden cultivar en grandes macetones. La lavándula angustifolia es una de las especies más populares, originaria del Mediterráneo, que puede alcanzar hasta 1.2 m de alto e igual expansión.

En verano desarrolla flores pequeñas y fragantes de color púrpura, que crece en ramilletes. Desde el siglo XVI que la lavanda se cultiva por sus flores y su fragancia.

¿Cómo cuidar la lavanda?

Cultiva tu planta en un sitio soleado y protegido del viento y durante la época de crecimiento y floración, mantén el compost húmedo. Agrégale un fertilizante líquido al agua, aplicando la mitad de la cantidad que se aconseja en la etiqueta durante la primavera y el verano. En primavera, reemplaza la capa superior de compost por compost nuevo.

Cuando finalice el invierno poda la planta hasta que quede uniforme. Corte los tallos muy antiguos, pues probablemente luego no desarrollen nuevos brotes. A principios de otoño trasplanta la lavanda, usando compost, al que tendrás que añadirle un puñado de piedrecillas a cada maceta.

Si vas a plantarla en macetas, usa inicialmente una de 38 cm de diámetro y cámbiala cada año hasta alcanzar a uno de 45 cm para que quepan sus raíces. Riégala para que el compost se afirme y mantén el compost húmedo durante todo el otoño y el invierno.

Reproducción de la lavanda

Cuando termine el verano obtén esquejes de brotes sin flores de 10 cm de largo. Quítales las hojas inferiores y corta debajo de la unión del tallo con una hoja. Trata los extremos con hormonas del enraizamiento y coloca tres o cuatro esquejes en una maceta de 8 cm de diámetro.

Rellena con arena gruesa y turba húmeda y envuelve la maceta en una bolsa transparente a 16 °C. Después de cuatro a seis semanas desarrollarán raíces y podrán ser plantados individualmente.

Si postergas la obtención de esquejes en 30 días, el procedimiento será diferente. Corta esquejes de 20 cm de largo de ramas no floríferas a comienzos del otoño. Retire las hojas de los 8 cm inferiores y corta justo debajo de una unión de tallo y hoja y colócalos en una maceta de 13 cm de diámetro con partes iguales de arena gruesa y tierra negra.

Riega el compost y pon la maceta fuera en un sitio protegido. Cuando hayan desarrollado raíces, plántalos individualmente.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Responder

    GUSTAVO-centenario ha escrito el 05.05.2018 a las 05:16

    Felicitaciones muy buenos datos y explicaciones para un neofito con buenas intenciones y deseos de tener una terraza florida para compartir con amigos.GRACIAS

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share