Guía de Jardinería

Cómo cultivar menta fresca sin que invada tu jardín Artículo Publicado el 29.04.2019 por Flavia

La menta es una hierba perenne con tallos cuadrados con hojas opuestas y flores pequeñas. Todas las partes de la planta son picantes. La mayoría de las plantas de menta tienden a diseminarse de forma desenfrenada, formando una gruesa estera de tallos subterráneos rastreros (estolones) justo debajo de la superficie del suelo.

Por esta razón, siempre debes plantar menta en recipientes, incluso en el jardín, para evitar que eso suceda. Sobre el suelo, las plantas de menta producen tallos verticales de 60 a 90 cm.

Tipos de menta

El género Mentha, tiene muchos cultivares y vale la pena cultivar diversas variedades, ya que muchas de ellas tienen un buen sabor con un toque de menta. Mientras que la menta y la hierbabuena son las más populares, los jardineros de hierbas también pueden cultivar la menta chocolate, menta naranja y menta manzana. La menta requienii, conocida como menta corsa, con aspecto de musgo, es una enredadera atractiva, que tiende a crecer entre adoquines y en jardines de rocas.

Cómo hacer crecer menta sin miedo al descontrol

Todas las mentas prefieren un lugar húmedo y fresco en sombra parcial, pero también pueden crecer a pleno sol. Una planta de cada cultivar que elijas proporcionará la menta suficiente para usar en el hogar. No obstante, es importante evitar que sobrepase a sus plantas vecinas y, para ello, tendrás que plantarla en recipientes de al menos 40 cm de profundidad, en tinas o en barriles.

Cosechando menta

 

Corta las ramas y las hojas de la menta según sea necesario. Para cosechar en cantidad, corta los tallos a 2,5 cm por encima del suelo. Puedes hacer varias cosechas dependiendo de la duración de la temporada. Cuelga la menta en racimos sueltos y deja secar al aire, o bien, seca las hojas individuales en un deshidratador de alimentos. Congela la cosecha de menta en bolsas autosellantes.

Uso de la menta

Disfruta de un delicioso té de menta aromático caliente o helado, con un poco de zumo de limón recién exprimido. El té de menta es un remedio muy antiguo que puede calmar dolores estomacales, entre otras cosas. Agrega hojas frescas de menta picadas al arroz, al cordero, en tus ensaladas o vegetales cocidos y no te olvides de añadirlas en tus cócteles o postres con sabor a menta.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share