Guía de Jardinería

Cómo cultivar alcachofas Artículo Publicado el 05.02.2019 por Flavia

Las alcachofas son una de las verduras más sabrosas que puedes cultivar en tu jardín de flores y huerto. Incluso hay quienes la consideran un vegetal gourmet debido al delicado sabor de sus cabezas florales, que se recogen y comen antes de florecer. Sigue leyendo para saber cómo cultivarlas.

Quizás también te puede interesar: 5 insectos amigos del huerto

Aunque las alcachofas pueden cultivarse a partir de semillas, este es un proceso largo, por lo que es mucho más fácil cultivar retoños preparados para plantar en primavera.

Estas hermosas plantas tienen un porte elegante y pueden llegar a crecer 1,5 metros de alto por 1 metro de ancho. Sus hojas son plateadas y dentadas y sus flores son comestibles. Las alcachofas pueden cultivarse en grupos, separados por cada 60 cm y 75 cm entre filas, pero como cada una de ellas produce hasta 12 cabezas de flores comestibles, una planta puede ser suficiente como para cubrir tus propias necesidades.

Las alcachofas tienen un sistema radicular fuerte y profundo y crecen muy bien en suelos fértiles y arenosos. Para plantarla, elige un lugar espacioso y soleado, y un suelo bien drenado. Airea el suelo y sigue los siguientes pasos:

  • Semillas: planta dos o tres semillas en la tierra cada dos o tres centímetros con una distancia entre líneas de 60 a 90 cm.
  • Hijuelos: cava el agujero más grande que el hijuelo y plántalo de manera tal que el tallo quede asentado al mismo nivel que la superficie del suelo. Rellena el orificio con tierra y asegúrate de que la planta quede bien sujeta. Riega bien.

Cuidados

  • Riega las plantas hasta que se establezcan, asegurándote de que no se sequen en climas cálidos.
  • Recorta los tallos en otoño y protege la corona durante el invierno con un mantillo grueso de trozos de corteza, paja o cualquier otro material.
  • A principios de la primavera, añade un mantillo de estiércol bien descompuesto para ayudar a impulsar su crecimiento.

Cosecha

  • En su primer año, las plantas deben poner toda su energía en crecer, así que elimina cualquier cabeza de flores a medida que vayan formándose.
  • En el segundo año, permite que las cabezas comestibles se desarrollen para ser cosechadas en verano.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share