Guía de Jardinería

Cómo crear un jardín de libélulas (y por qué) Artículo Publicado el 29.10.2018 por Flavia

Si deseas atraer a las libélulas a tu jardín, hay diversas formas de crear un hábitat para ello. Una buena estrategia de planificación es todo lo que precisas para que estas brillantes y coloridas criaturas te visiten a diario. Sigue leyendo para saber cómo y por qué deberías crear un jardín de libélulas.

Te recomendamos leer: Plagas y enfermedades comunes de los cactus

Las libélulas forman parte de la familia de los Odonatos y se alimentan de moscas, mosquitos y libélulas, que bien pueden cazar a pleno vuelo, o esperar en algún rincón y sigilosamente lanzarse al ataque. Tienen ojos muy desarrollados, son expertas voladoras y cazadoras.

En primavera se aparean bailando en el aire y cuando lo hacen forman un corazón. Por otro lado, ponen sus huevos en el agua, por lo que sus larvas son acuáticas y no se parecen para nada a las libélulas adultas. Las larvas se alimentan de invertebrados, peces y renacuajos, y esta etapa acuática es la más larga de su vida. Las ninfas pueden llegar a vivir en un estanque o arroyo durante ocho meses.

Como adultas, la mayoría de las especies vive entre 4 y 6 semanas y su principal misión es la reproducción.

Además, de adquirir una fuente de agua, deberás proporcionarle una fuente de alimento. Un jardín repleto de plantas será capaz de satisfacer sus necesidades, ya que las flores atraen a una gran variedad de insectos pequeños de los que pueden alimentarse.

Por tanto, la visita de estas bonitas criaturas es muy importante porque al ser depredadores aéreos pueden ayudarte a combatir a los mosquitos. Como verás para crear un jardín de libélulas cualquier fuente de agua y tipo de planta funcionará.

Otra cosa que debes saber es que además de atraer a las libélulas, atraerás a los caballitos del diablo, otro depredador aéreo beneficioso y de la misma familia. Aunque a simple vista pueden parecerse, hay una manera de distinguirlos fácilmente: mirar sus alas. Las cuatro alas de los caballitos del diablo son de igual forma y tamaño, mientras que las alas de las libélulas son diferentes, pues su alerón trasero es más ancho que el ala anterior.

En resumen, para crear un jardín de libélulas precisarás incorporar en tu paisaje una fuente de agua, la cual puede ser comprada o construida por ti mismo. Pero, algo a tener en cuenta es que debe cumplir con cierta profundidad, pues las libélulas no podrán reproducirse en un lugar donde la cantidad de agua sea escasa.

Por otra parte, las larvas de libélula precisarán peces mosquito para alimentarse. Estos otros a su vez te ayudarán a controlar los mosquitos, porque se alimentan de sus larvas.

Ten en cuenta que las libélulas son vulnerables a las aves y otros depredadores cuando emergen del estanque, por lo que precisan un par de días para que sus cuerpos blandos se endurezcan y para convertirse en insectos voladores robustos. Como son vulnerables en esta etapa, deberás colocar algunas rocas y vegetación dentro y alrededor de la fuente para proporcionarle escondites.

¿Qué te ha parecido este post sobre cómo crear un jardín de libélulas? Deja tus comentarios.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share