Guía de Jardinería

Lo que hay y lo que no hay que hacer al cultivar suculentas Artículo Publicado el 14.07.2022 por Flavia

Si quieres embellecer tu jardín, las suculentas son una excelente manera para lograrlo. Son plantas resistentes que no requieren el mantenimiento constante. Otra ventaja es que no necesitas ser un experto en jardinería para cultivar suculentas con éxito. Al recrear condiciones de crecimiento similares a sus hábitats nativos, las suculentas que plantes florecerán y se propagarán por sí mismas sin ningún problema.

Quizás también te pueda interesar: ¡Es tiempo de llevar las suculentas al interior!

Protégelas de las temperaturas extremas

Si vas a cultivar suculentas a aire libre, ten en cuenta que solo algunas variedades pueden tolerar condiciones bajo cero. Aunque a la mayoría de las suculentas les encanta el sol y el calor, algunos ambientes desérticos podrían ser muy extremos. Por ejemplo, los sedums y las sempervivums pueden tolerar el frío bajo cero y, los ágaves, los aloes y los cactus, pueden tolerar las altas temperaturas del desierto.

No les des mucho sol

Muchos principiantes en jardinería asumen que el lugar mas soleado del jardín es el mejor sitio para tus plantas, pero no a todas las suculentas les gusta el sol todo el día. A algunas suculentas les gusta la sombra, a otras el sol abrasador y a otras la luz filtrada. Como generalización, a la gran mayoría le gustan de dos a tres horas de sol al día.

Cuando cultives suculentas en el interior, ponlas junto a una ventana donde haya pleno sol durante al menos dos o tres horas al día. Si no tienes una ventana disponible, hiberna la suculentas bajo luces de crecimiento.

Proporciónales agua

Contrario a lo que se cree, no matarás tus suculentas regándolas regularmente, sobre todo durante la época de crecimiento. La clave para que no mueran es esperar a que la tierra se seque entre riego y riego. Según el clima, la época del año, el tamaño de las macetas y las condiciones del suelo, esto puede ser cada dos o tres semanas en estación fría o con poca luz. Para saber si tus suculentas están recibiendo la cantidad correcta de agua, observa sus hojas. Si tienen sed, las hojas se verán arrugadas y sin brillo. El exceso de agua incluye la pudrición del tallo o la raíz y las hojas amarillentas o débiles.

Dales la mezcla apropiada de tierra y arena

A las suculentas no les gusta que las raíces se asienten en tierra húmeda, por lo que tendrás que agregar arena o piedra pómez a la mezcla para mejorar el drenaje. La grava pequeña, la perlita y el granito triturado son otros materiales no orgánicos que te ayudarán a aflojar el suelo.

La mayoría de las mezclas comerciales tienen una deficiencia de arena debido a inconvenientes con el peso de los envíos. Por tanto, es importante que les brindes a tus suculentas un 60 por ciento de material no orgánico y un 40 por ciento de material orgánico.

No rellenes luego de plantar

Cava un hoyo del tamaño del cepellón de la suculenta y déjala caer dentro. No rellenes ni agregues más tierra alrededor de las raíces. Deja espacio para que el suelo se acomode por si solo alrededor de las raíces. Si aplicas mantillo de hojas, evita amontonarlo cerca de la base de las suculentas. Reduce o aléjalo un poco para que no se asiente. Lo ideal es que apliques un mantillo no orgánico como, por ejemplo, granito, roca triturada y piedra decorativa.

Pon las suculentas en macetas

Si no puedes cultivar suculentas al aire libre durante todo el año, plántalas en macetas o en otros recipientes para que puedas trasladarlas fácilmente al interior o en un sitio protegido cuando cambie el clima.

Luego de plantar suculentas en macetas, espera de dos a tres días antes de regarlas bien. Esto les dará tiempo a las raíces para que se recuperen antes de que absorban agua y evitará la podredumbre de las raíces. También es fundamental tener suficientes orificios de drenaje en el recipiente.

No tengas miedo de podar las plantas

Nunca dudes en darle forma a las suculentas si estas se tornan rebeldes. Esto evitará que una planta domine a la otra. Recorta y remueve ramas de ser necesario. Después de podar, puedes volver a plantar los esquejes o regalárselos a tus amigos.

Antes de plantarlos, deja que se sequen y cicatricen su herida durante varios días para evitar que absorban mucha cantidad de agua.

Quita las hojas secas o muertas en la base y elimina el follaje arrugado para mejorar su apariencia y fomentar un nuevo crecimiento.

Mantenlas alimentadas

Todas las suculentas y los cactus precisan una fertilización regular. Sin el fertilizante apropiado, las suculentas se amarillearían, dejarían de crecer y perderían su brillo y colores. Aplica un fertilizante multiusos 15-15-15 dentro de un par de semanas después de haber plantado a las suculentas en el jardín y vuelve a aplicar dos o tes veces al año.

Si tienes las suculentas en macetas, aplica mensualmente un fertilizante de uso general para plantas de interior.

Las suculentas y los cactus son una excelente forma de vestir un patio o un porche. Si sigues estos consejos podrás cultivar suculentas con éxito en tu jardín.

¿Qué te ha parecido este post? Si te ha gustado, déjanos tus comentarios.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

Guía de jardinería

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share