Guía de Jardinería

Cuidados de la peperomia caperata y magnoliaefolia Artículo Publicado el 22.08.2018 por Flavia

El género Peperomia comprende diversas especies originarias de América tropical. Entre ellas se destacan la Peperomia caperata y p. magnoliaefolia. Se trata de una planta herbácea, perenne, compacta, fácil de cuidar y baja, que puede medir de 20-30 centímetros de alto. Se cultivan principalmente por sus hojas decorativas que poseen tallos carnosos y flores poco vistosas agrupadas en inflorescencias que emergen por encima del follaje.

Cuidados

La peperomia se desarrolla en ambientes cálidos con buena luminosidad, húmedos y protegidos del solar directo. No tolera temperaturas inferiores a los 10 °C y difícilmente crece con temperaturas superiores a los 24 °C.

Precisa un sustrato liviano y poroso compuesto por tierra negra, turba y resaca de río. En cuanto al riego este debe ser moderado en verano, cada 5 días, y espaciado en invierno, cada 10 días. Sus especies toleran muy bien los periodos de sequía por sus carnosos tallos. Por otro lado, el suelo anegado o muy húmedo perjudica las raíces.

Fertilizantes

Pequeñas cantidades de nitrógeno incorporado en la época en primaveral, mejorarán la brotación y el colorido del follaje. Debes usar 200 ml por planta de una solución de sulfato de amonio preparado con 0,5 g del mismo, disuelto en un litro de agua. La aplicación de este fertilizante en el agua de riego deberá repetirse en verano cuando las condiciones físicas del suelo se mantienen en buen estado.

Especies

Peperomia caperata

Esta especie también conocida como peperomia rugosa, es una planta que ocupa muy poco espacio y crece hasta 12 centímetros de alto. Cuenta con hojas pequeñas, verdes, acorazonadas y con arrugas muy visibles entre las nervaduras. Por otra parte, los pecíolos son rojos.

La peperomia se desarrollará mucho mejor en recipientes poco profundos rellenos una tercera parte con pedregullo o restos de maceta. Se propaga fácilmente por estacas de hoja y división de mata en primavera o verano.

Cuidados

  • Recuerda cultivarla en una zona luminosa evitando la luz solar directa.
  • Riega cada 45 días en verano y cada 10 en invierno y mantenla a una temperatura de entre 18° a 24 °C.
  • Coloca la planta sobre piedras mojadas o dentro de un recipiente exterior relleno de turba húmeda.
  • Plantada con otras especies conviene mantenerla en su maceta para evitar la competencia de sus acompañantes.
  • La peperomia caperata puede cultivarse durante varios años sin cambio de maceta removiendo el sustrato alrededor de la planta y fertilizando con una solución de amonio.

Peperomia magnoliaefolia

Se trata de una planta suculenta, perenne que puede alcanzar hasta los 25 centímetros de alto. Su forma “variegata” posee hojas verdes con un dibujo de color crema-amarillento y es una de las variedades más cultivadas.

Las condiciones de luminosidad, humedad de la atmósfera y suelo son muy similares a la especie anterior. Esta especie se multiplica en primavera por esqueje de tallo.

Cuidados

  • Mantén a la peperomia magnoliaefolia en un lugar luminoso evitando la luz solar directa.
  • Riega moderadamente en verano y mantenla casi sin riego en invierno.
  • Poda los brotes vigorosos en primavera para lograr una planta mucho más compacta.
  • Con los brotes tendrás que preparar los esquejes.
  • Fertiliza en primavera con una solución de sulfato de amonio.
  • Cambia la maceta y renueva la parte del sustrato en primavera.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share