Guía de Jardinería

¿Cómo le afectan los factores climáticos al cultivo? Artículo Publicado el 06.06.2018 por Flavia

Si las condiciones de cultivo se aproximan a las condiciones del medio natural del que provienen las plantas, estas lograrán adaptarse y desarrollar su valor decorativo. Aunque las severidades del clima marcan los límites en la elección de los ejemplares para una plantación, si conoces algunos métodos de cultivo que disminuyan su intensidad, podrás introducir en el jardín plantas no viables. Los factores climatológicos que establecen el desarrollo de las plantas son las precipitaciones, la humedad, la temperatura, la insolación y el viento.

Cada planta tiene un nivel de temperatura adecuado para su desarrollo por encima y por debajo. La temperatura marca la brotación, la floración y la fructificación. Los factores climáticos más desfavorables para los cultivos son el frío y la sequía y, de ellos, te hablaremos hoy.

El frío

La resistencia al frío es una característica variable entre las plantas del jardín. Puedes ayudar a una planta que precise resistencia llevándola a un sitio abrigado, como puede ser cerca de un muro, al pie de setos o en pendientes inclinados hacia el sur.

Resistencia de las plantas al frío:

  • Delicadas (no toleran el frío por debajo de -1 °C)
  • Semirresistentes (hasta -6 °C como máximo)
  • Resistentes (desde en un emplazamiento con un -6 °C y frecuentemente entre -12 °C y -15 °C)

La sequía

Otra condición importante en las plantas es su resistencia a la sequía. Aunque cuentes con suministro de agua suficiente, el calor del verano suele imponerle a las plantas una demanda de agua que no siempre logra satisfacerse, a pesar del riego, crea en ellas una necesidad hídrica que solo superan las especies más resistentes a la sequía.

Microclimas

El exceso de temperatura en verano puede evitarse llevando las plantas en un emplazamiento fresco. Aprovecha los microclimas, que son las posiciones del jardín donde las condiciones del clima se encuentran modificadas.

La semisombra que se genera debajo de un árbol ayuda a disminuir la temperatura. En esta circunstancia, además, existe un mayor nivel de humedad en el ambiente.

Por otra parte, los tutores que sujetan a las plantas también crean microclimas. Si se trata de una especie que precisa sol, coloca el tutor del lado norte del tallo, si por el contrario, deseas proteger a una planta del exceso de sol, colócalo del lado sur. Los rayos del sol pueden quemar la parte oeste del tallo en los árboles jóvenes, por lo que tendrás que colocar un tutor en el lado oeste.

Orientación

Si plantas un seto en sentido este-oeste crearás dos orientaciones: una al norte y otra al sur. Por otro lado, si lo plantas en sentido norte-sur, establecerás también dos orientaciones: una al este y otra al oeste. Los emplazamientos con orientación al norte y al este son mucho menos calurosos.

Las orientaciones frescas son las que se generan al pie de un seto, una pared o muro que mire al norte. Estos sitios deben aprovecharse para colocar aquellas plantas que no toleren los ambientes calurosos, como las hortensias. No obstante, habrá que tener en cuenta que esa orientación puede ser extremadamente fría en invierno.

La orientación este es fresca en verano, pero se encuentra mucho más expuesta a los efectos del frío en invierno. La oeste, en cambio, es más abrigada en esa temporada, pero en algunas zonas se recalienta en verano.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share