Guía de Jardinería

Cómo cuidar a la Tropaeolum (Capuchina) Artículo Publicado el 14.03.2018 por Flavia

La Tropaeolum, vulgarmente conocida como capuchina, es un género de 90 especies de plantas herbáceas, perennes y anuales, originarias de América Central y Sudamérica. Sus coloridas flores son perfectas para dale vida al patio o la terraza y resultan ideales para decorar cestas colgantes, o bien para ser cultivadas en recipientes bajos.

Una de las especies más difundidas de la Tropaeolum es la Capuchina majus, una planta anual que puede llegar a alcanzar los 3 metros de alto en un enrejado, y originar muchas flores perfumadas de color amarillo o naranja desde el verano hasta el otoño. También existen algunas especies de crecimiento mucho más bajo que dan flores simples, semidobles y dobles.

Cuidados

La Tropaeolum majus y la Tropaeolum peregrinum son plantas anuales que se cultivan a partir de semillas en verano. Siembra las plantas establecidas en el exterior y en cesas colgantes, piletas, maceteros o macetas de ventana en primavera, haciendo uso de un compost habitual o de una mezcla compuesta por tres partes de tierra con turba, una parte de turba, otra de musgo de hoja y otra de arena fina.

Planta las capuchinas y riega el compost. Colócalas en un sitio soleado o umbrío. Mantén el compost húmedo en verano, y, a partir del momento en que se formen los capullos de las flores hasta que termine el verano tendrás que abonar las plantas con un fertilizante líquido cada tres semanas.

Estas variedades precisan un enrejado, mientras que otras necesitan de cestas colgantes para caer en forma de cascada por los bordes de las mismas. Algunas especies perennes son las Tropaeolum speciosum, Tropaeolum polyphyllium y Tropaeolum tuberosum que deben plantarse a 20 cm en primavera y a 21 cm de profundidad en macetas  de 30-45 cm de diámetro.

Riega el compost y pon las macetas en un espacio soleado, aunque una sombra ligera también será beneficiosa para este género. Abona las capuchinas cada dos semanas.

En otoño e invierno descarta las especies anuales, luego de las primeras heladas y corta a nivel del compost las perennes. Deja los recipientes en el exterior y mantén el compost un poco húmedo llevándolos bajo la protección de un alero.

Propagación

Siembra las especies anuales en primavera, aunque si deseas que florezcan para obtener plantas nuevas tendrás que sembrar en invierno-primavera en compost semillero, cubriéndolas ligeramente y con una temperatura de 13 °C.

La germinación de las semillas demorará un par de semanas; cuando son grandes, planta los esquejes en recipientes individuales de 8 cm de diámetro con compost habitual y reduce la temperatura lentamente. Los tipos perennes deben dividirse en primavera cuando son plantados, pero recuerda tener muchísimo cuidado para no dañar los tubérculos.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share