Guía de Jardinería

Guía para mantener tus plantas de interior saludables Artículo Publicado el 26.03.2018 por Flavia

El secreto para conseguir plantas saludables consiste en aprender a entender las necesidades de cada planta. Hay algunos aspectos básicos en los que se refiere el cuidado de las mismas, y a lo largo de las próximas semanas iremos proporcionándote varios detalles relacionados con todos los aspectos vitales del cuidado de las plantas de interior.

como lograr plantas saludables

No obstante, hay algunas reglas básicas que se ajustan a todas las plantas de interior: los conocimientos mínimos que precisas para conservar tus plantas en excelentes condiciones.

Luz y temperatura

Ambos factores son vitales en la salud de todas las plantas. Muchas proceden de climas cálidos y este es un aspecto que debes tener en cuenta en el momento de seleccionar su ubicación dentro de la casa.

  • Mantén las plantas lejos de cualquier fuente de calor. Las hojas podrían dañarse con el fuego y la calefacción. Antes de encender la calefacción, tendrás que cambiar las plantas que estén ubicadas en sitios peligrosos.
  • Cuidado con las heladas. Las plantas que se dejan en la ventana, detrás de la cortina en las noches de invierno, pueden dañarse con las heladas nocturnas.
  • Mantén las plantas lejos de las corrientes de aire frío. Las puertas y las ventanas que no cierran bien pueden dejar pasar aire frío en el interior del hogar, provocando una decoloración en las hojas y su posterior caída.
  • No expongas las plantas de interior a la luz directa del sol. Muchas plantas precisan luz indirecta y suave; el exceso de sol las arruina.

Hojas y flores

Para que las hojas y las flores tengan siempre el mejor aspecto, tendrás que adquirir el hábito de revisarlas regularmente y limpiarlas por completo.

  • Retira las flores marchitas y secas con una tijera afilada justo por detrás de la cabezuela de la flor.
  • Retira las hojas marchitas y secas porque le dan un aspecto muy feo a la planta y además atraen enfermedades.
  • No te alarmes si una hoja se seca, pues la mayoría de las plantas de interior pierden algunas hojas de forma natural eventualmente.
  • Asegura las plantas con tutores.
  • Limpia las hojas de las plantas con una esponja humedecida en agua una vez al mes.

Abono y trasplante

Ambas tareas deben realizarse en primavera y verano. La elección del momento apropiado para realizar el cambio de maceta en una planta de flores es fundamental, dado que si dicho cambio se realiza en un momento inoportuno, la planta podría no florecer ese año.

  • Inspecciona las raíces. Si las raíces empiezan a aparecer a través del agujero de la maceta, significa que tu planta debe ser trasplantada inmediatamente.
  • Trasplanta después del descanso invernal.
  • Trasplanta ejemplares grandes. Cuando una planta haya alcanzado un tamaño considerable, retírala de la maceta, quítale una parte del compost y sustitúyelo por uno nuevo.
  • Tierra de superficie para las plantas muy grandes. Cuando una planta es muy grande, coloca tierra en la superficie, para lo cual tendrás que remover y sacar los 7 cm de compost y reemplazarlo por uno nuevo.
  • Abona las plantas regularmente durante el verano. Comienza a abonarlas cada dos semanas durante el verano.

Riego de las plantas

El riego correcto y periódico es la parte principal del cuidado de las plantas de interior. El exceso de agua puede ocasionar varios síntomas al igual que los de la escasez y ambos pueden matar a tus plantas.

  • Riega tus plantas muy seguido y con poca agua para que el compost esté siempre húmedo.
  • Riega tus plantas regularmente.
  • Cuando las puntas de las hojas se tornen quebradizas y amarronadas, significa que tu planta le falta humedad.
  • Rocía las plantas cuando haga calor.
  • No dejes que tus plantas permanezcan repletas de agua.
  • Riega con mayor frecuencia durante el verano.

Plagas y enfermedades

Una vez que los problemas aparecen, pueden desarrollarse rápidamente en el entorno cálido del interior de la casa. Revisa tus plantas regularmente para poder localizar cualquier insecto y actuar inmediatamente en el momento en que aparezcan las plagas y las enfermedades. Cuando la plaga esté ya avanzada, tendrás que utilizar productos químicos y repetir la operación después de unos días.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share