Guía de Jardinería

El escarificador, un must para el cuidado de tu jardín Artículo Publicado el 27.04.2018 por Libelula

El césped se convierte en el gran protagonista de todos los jardines durante la primavera. Su cuidado y bienestar dan como resultado un color intenso, un alto volumen de crecimiento y la densidad suficiente para que tu jardín se enmarque en un perfecto manto verde que te acompañará durante todo el año con los cuidados apropiados.

Para la mayoría de los jardineros, las tareas de abono y corte de césped son más que conocidas. Pero para completar el trabajo de mantenimiento y cuidado del jardín hay que tener en cuenta el escarificado y aireado del césped. Su correcta ejecución con el escarificador permitirá que crezca con más fuerza. Pero, ¿qué diferencia existe entre escarificar y airear?

Escarificado vs. Aireado

Tanto el escarificado como el aireado son dos métodos utilizados en el mantenimiento del césped que se consideran complementarios e imprescindibles para el jardín, pero a veces estos dos términos llevan a confusión.

Rodillos de escarificadora Garland

El escarificado consiste en rastrillar la superficie o realizar pequeños surcos de pocos centímetros de profundidad a través de cuchillas que hacen cortes en el césped. Su objetivo es romper la capa de deshechos naturales que se acumulan en la tierra sobre la que crece. La acumulación de barro, musgo, hojas secas o raíces producen una fina capa muy compacta e impermeable que poco a poco va privando al césped de nutrientes, agua y oxígeno y que es necesario romper.

Por otra parte, el concepto de aireado cuenta con dos vertientes. Una más profesional que es la que se lleva a cabo en grandes superficies como campos de golf o de fútbol a través de la realización de multitud de pequeños agujeros -10 cm de profundidad- con púas de acero que se insertan en el terreno y sacan la materia seca. Y por otra y desde el punto de vista de la jardinería amateur, el “aireado DIY”, que hace referencia a la acción superficial de limpieza a través de púas flexibles que realizan un “cepillado” o “barrido” de la superficie del césped en jardines. Esta tarea es menos agresiva que el escarificado. Como su nombre indica, el objetivo principal es oxigenar el suelo y que el césped del jardín pueda recibir más nutrientes.

Cómo usar un escarificador

Hay que tener en cuenta que, aunque las tareas de escarificado se pueden realizar de manera manual con un rastrillo, nuestra experiencia nos lleva a recomendar el uso de un escarificador como herramienta para el jardín especializada. De esta manera, nos aseguramos trabajar de forma correcta, fácil y evitando provocar daños irreversibles en el césped.

Para realizar la escarificación debemos seguir una serie de pasos:

  • Te recomendamos usar el cortacésped para cortarlo hasta una altura de 15 a 25 mm.
  • Tras cortar el césped y comprobar que la tierra tiene un nivel de humedad óptimo, podemos comenzar con la tarea de escarificado usando un escarificador.
  • Después de escarificar la tierra debemos retirar del jardín los restos sobrantes por medio de un rastrillo.
  • Para finalizar, te aconsejamos esparcir fertilizante por todo el suelo y regar la zona.

Aunque escarificar el césped a priori se presenta como una tarea muy sencilla, debes tener en cuenta las diferentes herramientas y maquinarias de jardín que pueden ayudarte.

Si buscas una máquina que te proporcione calidad, resistencia y máxima eficacia para realizar el escarificado de tu césped en poco tiempo y con unos resultados excepcionales, te recomendamos el escarificador Garland Scar 302E que, con sus 2 funciones en 1 te permitirá escarificar y airear tu césped, contribuyendo así a su completa regeneración.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share