Guía de Jardinería

Cuidados y propagación del malvón (pelargonium horturum) Artículo Publicado el 13.03.2019 por Flavia

El malvón cuyo nombre botánico es pelargonium hortorum, forma parte del género pelargonium al igual que el malvón pensamiento y el geranio. En España se lo conoce como geranio al igual que sus formas híbridas derivadas. Si quieres conocer sus cuidados y propagación continúa leyendo.

Quizás también te pueda interesar: Cómo cultivar geranio en interiores durante todo el año

El malvon es fácilmente reconocible por la mancha oscura en forma de herradura que poseen sus hojas. Sus flores pueden ser rojas, blancas o rosadas y su floración es continua desde la primavera hasta fines del otoño. Los malvones crecen de 40 a 60 cm de alto y, en algunos casos -sin poda-, la planta puede llegar a superar el metro de altura.

Cultívalo sin ningún problema en macetas en el exterior, balcones protegidos de los vientos intensos y jardines soleados en donde reciban luz solar directa durante 5 horas diarias.  En invierno conviene protegerlos porque son sensibles a las heladas.

Suelo y preparación del mismo

El malvón puede crecer distintos tipos de suelo pero prefiere aquellos sueltos  y fértiles, y con buen drenaje.  Los suelos con alto contenido de nitrógeno pueden formar abundantes hojas pero pocas flores. Se adaptan bien a suelos poco profundos ya que sus raíces se desarrollan cerca de la superficie y crecen hasta 15 cm de profundidad.

Ubica el malvón en sitios con leve pendiente para que no se produzcan anegamiento del terreno. Remueve la tierra hasta 20 cm de profundidad 2 semanas antes de la plantación y agrega arena y resaca de río en cantidades moderadas. Para mejorar la floración incorpora al terreno antes de la plantación aproximadamente 300 g de harina de huesos por metro cuadrado; el potasio que contienen las cenizas de vegetales produce un gran colorido en las hojas.

Cómo plantar el malvón

Separa la planta de la maceta que la contiene cubriendo el sustrato con la mano y sosteniendo los tallos con los dedos. Dale un golpe suave en el borde para que se desprenda y coloca el malvón en el jardín a fines de la primavera con una distancia de 30 a 35 cm de otra planta.

Cómo propagar el malvón

Las semillas adquiridas se siembran en almácigo durante la primavera o el otoño, aunque el método más práctico para propagar el malvón es mediante esquejes herbáceos realizados en verano primavera y otoño.

Prepara un sustrato con 3 partes de resaca de río, 4 partes de tierra negra común, 1 parte de harina de huesos y 2 partes de arena o perlita y colócalo en las macetas.

Inserta los gajos de malvón en el sustrato húmedo 3 horas después de su preparación (a los esquejes de brotes terminales de cuatro hojas se les corta el par inferior de hojas y se unta su base con polvo hormonal de enraizamiento.  Luego se exponen al aire durante 2 horas protegidos de la luz solar directa para que cicatricen). Mantén las macetas con poco riego en un sitio luminoso y protegido de las heladas hasta la primavera.

Cuidados del malvón

  • La plantación en el jardín se realiza pasado el riesgo de heladas a fines de la primavera.
  • Riega cada tres o cuatro días en primavera y verano para evitar la putrefacción de las raíces.
  • Corta los restos de las flores para favorecer las próximas floraciones.
  • Durante el invierno protégelo de las heladas intensas.
  • En primavera realiza una poda vigorosa para estimular la floración y brotación.

Problemas del malvón

  • Abundante follaje con poca floración. Suelo con exceso de nitrógeno. Agrégale al suelo 20 gramos de harina de huesos por planta en primavera.
  • Hojas y tallos rojizos. Bajas temperaturas nocturnas. Protege los malvones del frío y tápalos durante la noche.
  • Pústulas de color oscuro en el envés de las hojas. Atacado por roya. Pulveriza con fungicidas en primavera.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share