Guía de Jardinería

Cuidados de la Quesnelia Artículo Publicado el 22.02.2018 por Flavia

La Quesnelia es un grupo de bromelias, oriunda de Sudamérica. Una de las especies más cultivada y atractiva es la Quesnelia liboniana, oriunda de Brasil. Suele alcanzar entre los 45 y los 60 cm de altura y sus hojas forman una roseta erecta, compacta y frondosa, con una copa en el centro que actúa como reserva de agua y de elementos nutritivos. En primavera y verano, produce una espiga larga y erguida de flores azuladas, rodeadas de brácteas rojas.

La Quesnelia es una planta epífita, que vive en el tronco y en las ramas de otros árboles. Esta característica la hace ideal para cultivar en el interior en un trozo de corteza de árbol o en una rama.

Cuidados

Trasplanta tu Quesnelia en primavera usando un compost con base de turba y un poco de arena hasta llegar a una maceta definitiva de 15 cm. Si quieres cultivar tu Quesnelia en una maceta en vez de en un tronco o en una rama, envuelve sus raíces con musgo esfagnáceo y ata la planta al soporte con un hilo. Rocíala con agua.

La temperatura ideal es de 18 °C, aunque puede elevarse hasta los 27 °C. Otórgale un sitio iluminado y mantén la reserva de la copa central siempre con agua. Para evitar que el agua se pudra, vacía la copa una vez al mes y sustitúyela por agua nueva.

Riega el compost moderadamente y vierte agua suficiente como para que quede bien mojado. Agrega un fertilizante líquido en el agua en primavera-verano en la copa o en el sustrato. Rocíala con agua abundantemente.

Cada planta producirá una espiga de flores que dura tres meses aproximadamente; después, quítala. Finalizada la floración de la Quesnelia, las hojas se marchitarán y serán sustituidas por una roseta nueva; este proceso puede demorar un año.

Propagación

Separa los retoños en primavera, cortándolos lo más cerca que puedas de la planta madre. Toma aquellos que midan más de 10 cm de largo y plántalos de forma individual en compost habitual con un poco de arena. Mantenlos húmedos y en un lugar a la sombra, envueltos en una bolsa plástica a 21 °C. Al cabo de tres semanas, lleva las macetas a un lugar más iluminado.

Problemas

Las temperaturas bajas y la falta de riego y humedad ocasionaran un efecto negativo en el follaje de la Quesnelia; las hojas se tornarán marrones y se marchitarán. El exceso de agua pudrirá la planta. Por su parte, la cochinilla algodonosa  y el pulgón verde pueden aparecer.

 


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share