Guía de Jardinería

Cuidados de la Erinacea Artículo Publicado el 14.06.2018 por Flavia

La Erinacea es una planta pequeña y atractiva que se encuentra en las áreas montañosas de los Pirineos y en algunas regiones del suroeste de España. Siempre se las encuentra colgadas de las superficies rocosas y por su forma puntiaguda recuerda a los erizos. Existe solamente una especie de este género denominado a Erinacea anthyllis, un arbusto con flores, caduco, que puede llegar a medir 30 cm de alto aproximadamente con una expansión similar.

En primavera, las ramas se encuentran cubiertas por hojas pequeñas de texturas sedosas, las cuales son seguidas por masas de flores azul violáceas. Si las flores son polinizadas, de ellas saldrán frutos diminutos similares a guisantes.

Cuidados durante todo el año

Tu planta crecerá mucho mejor en un recipiente de 15 cm de profundidad y con un diámetro de 45 cm. Realiza el cambio de maceta en primavera, haciendo uso de una mezcla compuesta de una parte de turba, dos partes de tierra y otra parte de arena fina. La Erinacea se beneficiará si le agregas al compost un poco de piedra caliza molida y añades una capa para la superficie. Asegúrate de llenar el fondo del recipiente con trozos de tiesto para mejorar el drenaje y abona cada año al llegar la primavera, sustituyendo la capa superior de tierra con compost fresco y piedra caliza molida.

Las estaciones de floración de la Erinacea son la primavera y el verano. Pon la planta en un sitio soleado y riégala moderadamente, pero no permitas que el compost se empape de agua.

En otoño e invierno, no solo tendrás que podar las hojas, sino también proveerle la mayor cantidad de luz posible y riegos espaciados. La Erinacea no es una planta resistente a las heladas, por lo que tendrás que cubrir la superficie de la tierra con helecho o paja.

Como propagar a la Erinacea

Toma esquejes cortos con un tacón incluido en invierno y primavera e introduce el extremo del corte en hormonas de enraizamiento, retira las hojas inferiores y pon los esquejes en una mezcla con arena y turba a partes iguales.

Mantén la mezcla húmeda y bajo la luz indirecta, encerrando los esquejes dentro de una bolsa plástica transparente a 18 °C. Las raíces aparecerán a las cuatro semanas. Planta los esquejes de forma individual en la mezcla habitual.

Problemas

La Erinacea no es una planta que sufra problemas, siempre y cuando, te asegures de que tenga una exposición soleada y evites el exceso de agua. Un exceso de humedad en invierno junto a fuertes heladas, provocará la muerte de la planta. Es difícil que las plagas constituyan un problema, aunque el pulgón puede atacarlas; si así fuera, rocía el ejemplar con un insecticida base de piretrina.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share