Guía de Jardinería

Cuáles son las tareas básicas para cuidar el césped Artículo Publicado el 11.06.2018 por Flavia

El esplendor de una pradera dependerá de su estado. Para que este se encuentre en excelentes condiciones, es preciso que exista un mantenimiento apropiado. Para ello, tendrás que llevar a cabo una serie de tareas básicas: resiembra y recebo, riego, siega, fertilización, control de plagas y enfermedades. Hoy te diré cuáles son esas tareas para el cuidado de tu césped.

Resiembra y recebo

El propósito de la resiembra es cubrir las calvas del césped causada por el mantenimiento o el uso inapropiado de la pradera. Esta labor debe llevarse a cabo en otoño o en primavera, época en las que las semillas tienden a germinar con facilidad. La dosis de resiembra debe ser de 35g por metro cuadrado, dependiendo de lo deteriorada que se encuentre la pradera.

Como labores previas, te aconsejo escardar y voltear la tierra. Tras haber hecho la resiembra, aplica un recebo de turba y arena al 50 por ciento para mejorar la germinación y la estructura del suelo.

Riego

Para tener el césped en buenas condiciones, se aconseja instalar un sistema de riego aéreo con aspersores o difusores y un programador automático que ayude a controlar los tiempos de riego. Excepto en la época de germinación, en el que debe regarse con frecuencia para mantener la humedad, el césped necesita de 12 litros de agua por metro cuadrado cada tres días.

El riego deberá realizarse siempre durante la noche; si esto no es posible, puede hacerse al atardecer o al amanecer cuando hay una mejor evaporación del agua.

Siega

Para que esta actividad sea beneficiosa para el césped, es importante seguir estos consejos: evita cortarlo cuando la hierba esté mojada. Usa la máquina a medio gas, limpia y con las cuchillas afiladas.

Evita cortar de una sola vez más de un tercio de la altura de la hierba y nunca hagas el corte muy bajo. Recoge los restos de la siega.

Fertilización

Si desea mantener un crecimiento adecuado y una buena reproducción vegetativa, abona las praderas correctamente. Los fertilizantes orgánicos deben aplicarse solamente en el momento de la siembra. En primavera se pueden emplear abonos minerales de varios tipos: fósforo, nitrógeno y potasio.

El nitrógeno le proporcionará a la pradera un color muy bonito y le asegurará su vigor general. El fósforo mejorará el enraizamiento y el desarrollo de las plándulas tras la siembra y, por su parte, el potasio no solo favorecerá la fotosíntesis y la acumulación de las sustancias de reserva, sino también incrementará la resistencia de la hierba a la sequía, al frío, al pisoteo y a las enfermedades.

Control de plagas y enfermedades

Para evitar plagas y enfermedades es conveniente elegir especies y variedades de césped resistentes como así también limpiar la maquinaria de siega y mantenerla en excelente estado. Elimina todos los restos de la siega y sigue un plan adecuado de fertilización y tratamientos fitosanitarios.

Evita regar excesivamente y prevén la aparición de malas hierbas. En caso de detectar enfermedades o plagas, trátalas con los productos adecuados cuanto antes.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share