Guía de Jardinería

Como cultivar los bulbos en casa Artículo Publicado el 01.05.2018 por Flavia

Existe una gran variedad de bulbos, la gran mayoría de ellos muy resistentes a las heladas y aptos para estar en el exterior. Pero, también existe un grupo de bulbos tiernos que deben permanecer siempre en el interior, en el que se incluyen plantas verdaderamente bonitas. Los bulbos de jardín no llegarán a la siguiente temporada si los mantienes en el interior, donde las temperaturas tienden a ser muy altas para ellos. Si tienes un jardín o un balcón, llévalos fuera durante el periodo latente y mételos cuando estén ya florecidos. Si el interior de tu hogar es muy frío, almacénalos allí durante el invierno para ver si florecen en la próxima temporada.

Como cultivar los bulbos en casa

Los bulbos tiernos precisan temperaturas elevadas y deben permanecer en el interior durante todo el año. Colócalos en un sitio seco y fresco durante el periodo de descanso. No precisan luz y como durante este periodo no necesitan ningún tipo de cuidado, lo mejor será guardarlos en un sitio donde puedan dejarse hasta la siguiente temporada.

Cómo cultivar los bulbos de interior

Mantén los bulbos tiernos en su compost durante todo el año así no tendrás que preocuparte de sacarlos de la maceta y almacenarlos durante el periodo latente. Es fundamental que los bulbos tengan un buen drenaje. Por tanto, evita los recipientes sin agujeros y emplea macetas comunes o cualquier otro tipo de recipiente con agujeros en la base, poniendo siempre una capa de piedrecillas.

Utiliza compost con base en tierra negra y durante las dos primeras semanas riégalos poco hasta que se hayan arraigado; después, incrementa el riesgo. Abónalos regularmente desde el comienzo de la temporada de crecimiento haciendo uso de un fertilizante con un alto contenido de potasa.

Después del periodo de floración, corta las flores marchitas, pero no toques el follaje, dado que la planta continuará desarrollando hojas. Una vez que el follaje comience a marchitarse, suspende el riego y el abono. Si la planta precisa agua durante el periodo de descanso, la tomará de la humedad que tiene en el compost. Cuando se hayan secado las hojas por completo, córtalas y lleva la maceta a un lugar donde pueda permanecer durante todo el invierno.

Cómo trasplantar y propagar

Muchos bulbos estarán mejor si los dejas en su maceta durante cuatro años. Se aconseja realizar el cambio de compost en superficie todos los años antes del periodo de crecimiento, sustituyendo la capa superior de compost. Los bulbos se reproducen por división. Luego de algunos años podrás ver si hay muchísimos bulbos pequeños creciendo alrededor del bulbo principal.

Para trasplantar, tendrás que extraer los bulbos de las macetas y retirarle todo el compost que puedas de las raíces. Si el bulbo principal ha desarrollado muchos bulbos pequeños, sepáralos y plántalos por separado.

Los nuevos bulbos no precisarán abono hasta después de su primera floración que, probablemente, se presentará al cabo de un par de años. Trasplanta el bulbo principal a una maceta más grande, de ser necesario, lo que probablemente no suceda si le has quitado varios bulbos pequeños.

Soporte

Los bulbos que desarrollan flores precisan soportes para que los tallos florales no se quiebren. Sujeta los tallos florales con estacas individuales; usa un círculo formado por estacas con un hilo alrededor para que las flores más pequeñas, como, por ejemplo, los ramilletes de fresias, puedan tener un soporte. Los tallos florales siempre tenderán a inclinarse hacia el lado en donde reciban la luz, así que tendrás que girar la maceta diariamente durante la etapa de crecimiento. Esto es importante en el caso de las flores grandes y pesadas.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share