Guía de Jardinería

Cómo podar arbustos Artículo Publicado el 14.01.2013 por Libelula

Podar un arbusto puede ser un trabajo sencillo siempre y cuando tengamos presentes ciertos puntos y aspectos importantes. Es bueno entender que si no hemos investigado un poco o no sabemos cómo hacerlo podemos darñar la planta al punto de provocarle la muerte. También debemos saber en qué época de año hacerlo o en qué situaciones. Una vez que estamos estamos seguros respecto a ello, podemos aprender a cómo hacerlo.

Poda de arbustos

Como cualquier tarea en el jardín es bueno ser ordenado, metódico y cuidadoso. Para podar un arbusto se debe comenzar por ralearlos. Se deben ralear de las plantas (se podan desde la base) todas las ramas secas, viejas o enfermas. Se continúa con las ramas que se cruzan o los chupones.

Posteriormente, se estudia el crecimiento vigoroso de las ramas, creciendo una mucho más que la otra, se realiza un acortamiento para preservar la forma. Esto ocurre frecuentemente en especies como la abelia y el eleagno, donde las ramas vigorosas crecen por encima de la altura del arbusto.

Finalmente, se observan la forma y el equilibrio de la planta. De acuerdo con lo que se haya percibido, se realiza un acortamiento de las ramas (se despuntan o acortan sin llegar a la base). Nunca debemos cambiar la silueta propia de la especie. Por una cuestión de comodidad muchos jardineros suelen podar las ramas que cuelgan de la corona de novia o el laurel de flor, y de esta manera les dan una forma lejana a la original.

Algunos ejemplos clásicos de la poda de arbusto son:

El Cornus:

Este arbusto necesita podarse periódicamente para estimular el crecimiento de ramas jóvenes. Con el color, le confieren carácter ornamental. Por ejemplo hay plantas como la “Flaviramea” de ramas amarillas, y las “Cornus sanguínea” de ramas rodas, y ambas al envejecer pierden el color, por lo que se requiere podarlas cada cuatro años.

La Budleia:

Para rejuvenecer requiere una poda drástica y vigorosa, y de esto se obtiene una poderosa floración. Se realiza a principios de la primavera, cuando la planta está envejecida. Primeramente se realiza la poda por raleo y posteriormente el acortamiento para darle a la planta una forma equilibrada y natural. Es muy importante que quede con una apariencia arbustiva atractiva. Esto se logra despuntando las ramas a diferentes alturas.

La Hortensia:

Con una poda leve florece bien. No se requiere podarla todos los años y menos realizar podas drásticas. Si bien las hortensias florecen al comenzar el verano, sus flores aparecen sobre ramas que se producen en la estación vegetativa anterior. De esa manera, si la planta fue podada drásticamente en primavera, en el verano producirá pocas flores. Las planta viejas, producen ramas débiles, otras que se cruzan y otras muy envejecidas. Estas se podarán en la primavera y se dejarán solamente las ramas vigorosas. En el invierno se dejan las flores, ya que protegen las ramas tiernas del frío invernal. En un clima no benigno y con una poda drástica, la hortensia puede no florecer.

Foto: bricogroup.com


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share