Guía de Jardinería

Cómo cuidar de las suculentas Artículo Publicado el 10.04.2018 por Flavia

Las suculentas son unas plantas vivaces que almacenan agua en sus tallos, hojas y raíces y, por ello, pueden sobrevivir con poca agua. Esta es una cualidad interesante, dado que te permitirá ahorrar en el agua y en el mantenimiento de las mismas. Existen suculentas con hojas de diferentes formas y colores, fácilmente adaptables a muchísimos tipos de jardines y climas, creando excelentes combinaciones con otras plantas. Incluso, el Aloe, la Portulaca y la Euphorbia son utilizadas con fines medicinales. Para que puedas tener suculentas sanas en tu jardín, hay algunos factores que deberías tener en cuenta y respetar.

Luminosidad

Las suculentas aman la luminosidad, por lo que debes proveerle un espacio de tu jardín que tenga buena luz o incluso sol directo.

Temperatura

Esta planta admite una amplitud de temperaturas, siendo la ideal alrededor de los 10 °C durante la noche y 29 °C durante el día.

Agua

Las suculentas precisan estar bien regadas en verano, pero nunca debes dejar el suelo encharcado. El exceso de agua en mayoría de las veces puede causar la muerte de la planta, sobre todo en invierno. Incluso cuando la cantidad de agua es excesiva la planta no parecerá estar muriéndose, porque esta permanecerá viva en la superficie, pero con las raíces deterioradas.

Señales de escasez o exceso de agua

  • El exceso de agua puede llegar a decolorar las hojas tornándolas amarillentas o blancas. Aun estando en este color, la planta puede ser salvada. Inspecciona sus raíces y corta aquellas que estén podridas; replanta la suculenta en otra maceta con sustrato seco.
  • En caso de escasez de agua podrás ver cómo el crecimiento se detiene y las hojas se caen.

Sustrato y fertilización

En el mercado existen unos sustratos específicos para las suculentas, pero si estos no están a tu alcance, puedes crear uno en casa mezclando un 30% de materia orgánica, un 25% de arena de río fina, un 15% de arena de río gruesa, un 30% de perlita y un 1% de arcilla o grava para drenaje en la base de la maceta.

Por su parte, el momento indicado para hacer la fertilización es durante la primavera. El crecimiento se hace mucho más lento en otoño y en invierno es momento de descansar. Aplica poco o directamente nada de fertilizante durante el invierno. Durante los meses más cálidos alimenta a tus suculentas tres o cuatro veces utilizando un fertilizante estándar para plantas de interior. En la mayoría de los casos tendrás que alimentar poco o la mitad de lo que alimentarías a una planta de interior normal.

¿Cómo cultivar suculentas en macetas?

Utiliza la forma más variada de recipientes para cultivar tus suculentas, aplicando arcilla o grava en la base para garantizar el flujo del agua. Agrupa las plantas según sus requerimientos de luminosidad y si te encanta combinar colores, prueba colocar varias plantas, una al lado de la otra, en diversos tonos azules de Echeveria con tonos amarillentos del Sedum dorado.

Propagación

La mayoría de las suculentas son fáciles de multiplicar y muchas de ellas pueden ser reproducidas por división separando a los hijos que van creciendo alrededor de la planta madre y plantándolos en otras macetas para darle origen a otras plantas. Algunas especies puedan reproducirse a través de semillas como por ejemplo la Euphorbia que da excelentes resultados.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Responder

    rosario ha escrito el 10.04.2018 a las 20:36

    Gracias portan valiosa información y recomendaciones para el mejor conocimiento y cuidado de las diferentes especies de plantas y árboles.
    Quiero preguntar, ¿ A qui en La Ciudad de México, donde puedo conseguir arena de río, tengo árboles frutales y plantas que la requieren, cabe mencionar que todas las tengo en macetas.
    En espera de su amable respuesta.

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share