Guía de Jardinería

Tratar los árboles con lechada de cal Artículo Publicado el 27.07.2012 por Javi

La aplicación de cal viva a los troncos de los árboles es una práctica antiquísima, posiblemente se remonte a la época de los romanos. Aunque ha sido un tanto olvidada en los últimos años hay muchos fruticultores, sobre todo interesados en la agricultura ecológica, que están volviendo a reimplantar esta técnica.

Las larvas de escarabajos y gorgojos excavan túneles por debajo de la corteza dañando la conducción de savia en el árbol. Otras enfermedades de origen fúngico o criptogámicas atacan las cortezas de los árboles como el chancro, mildiu, oídium y un larguísimo etcétera. No hay que olvidar que las enfermedades criptogámicas representan el 90% de las patologías que pueden sufrir los vegetales.

Seguramente esta imagen nos resultará familiar. Todos en algún momento habremos visto troncos encalados, en las visitas al pueblo, viajando por zonas agrícolas, etc…

El tratamiento con lechada de cal ha de hacerse al principio o al final del invierno, dependerá de las condiciones climáticas, si vivimos en una zona de inviernos lluviosos será mejor hacer la aplicación al final del mismo. El agua limpia y arrastra con facilidad la cal.

En algunos lugares se vende la lechada de cal ya preparada en cubos como los de pintura, es más cara pero si sólo tenemos unos pocos árboles nos evitamos la elaboración. La elaboración de la lechada de cal consiste en echar cal viva en un contenedor con agua a razón de 2 ó 3 partes de agua por una de cal. El contenedor debe ser metálico y debemos tenerlo en un lugar apartado y al aire libre. Se produce una fuerte reacción química con ebullición incluida y durante esta puede salpicar material. Hay que tener mucho cuidado tanto en la elaboración como en la aplicación de este producto.

Antes de aplicarlo nos prepararemos bien, usaremos ropa que cubra todo nuestro cuerpo, gafas de protección y guantes, la cal viva es un elemento altamente corrosivo. Cepillaremos el tronco con un cepillo duro, pero no metálico, para quitar todo aquello que esté suelto, trozos de corteza, serrín… Aplicaremos con un cepillo grueso y largo,  a ser posible daremos una mano y si no se cubre del todo daremos otra antes de que seque la primera. Este tratamiento se hace una vez al año o cada dos años. No hacerlo más de una vez al año, la cal por efecto de la lluvia acaba en el suelo y eleva el pH de la tierra.

Vía:Gerbeaud


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (2)

  • Pingback: Bitacoras.com 27 de 07 de 2012 [..] [..]

  • semir ha escrito el 16.12.2015 a las 14:43

    le eche cal a un arbol de pera en las raices, tengo riesgo de secarlo? gracias

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share