Guía de Jardinería

Cultivo intercalado de zanahorias y rábanos Artículo Publicado el 17.06.2014 por Javi

Una combinación excelente que nos permitirá recoger una cosecha cuando la otra está comenzando a brotar. Las zanahorias tendrán la parte aérea muy pequeña cuando cosechemos los rábanos y todavía estaremos a tiempo de aclararlas para que crezcan con espacio suficiente. Mientras crecen los rábanos darán sombra a los brotes de la zanahoria y limitarán la evaporación de la humedad del suelo que precisan las zanahorias.

Cultivo intercalado de zanahorias y rábanos1

Sembraremos las semillas de zanahoria y rábano tras preparar la tierra haciendo un surco en el suelo de unos pocos centímetros de profundidad. Podemos hacer una marca transversal en el surco con un rastrillo para tener una guía de sembrado. Esparcimos las semillas de zanahoria a lo largo del surco y después las de los rábanos siguiendo más o menos la separación de los surcos del rastrillo. Cubrimos el surco principal y regamos suficientemente. También podemos aprovechar para asociar un cultivo de puerros a los lados para proteger a las zanahorias y los rábanos de las plagas que suelen atacarlos.

Cultivo intercalado de zanahorias y rábanos2

A los dos meses de la siembra podremos cosechar los rábanos. Ya sabemos que son unas hortalizas de muy rápido crecimiento. Debajo de las hojas de los rábanos tendremos las pequeñas plántulas de zanahoria que habrán germinado y crecido a su sombra. Una vez cosechados los rábanos podemos aclarar las zanahorias para dejar las plantas con suficiente separación para que puedan desarrollar sus raíces sin molestarse unas a otras.

Cultivo intercalado de zanahorias y rábanos3

Aproximadamente un mes más tarde podremos cosechar las zanahorias que seguramente habrán crecido muy bien. Esos dos meses protegidas por los rábanos les habrán facilitado el desarrollo.

Fotos: mag.plantes-et-jardins.com


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share