Guía de Jardinería

Cómo recoger y guardar semillas Artículo Publicado el 15.09.2017 por Javi

Nos hemos acostumbrado a la jardinería y la horticultura consumista en la que compramos desde la tierra hasta la última semilla. Nos hemos olvidado de que en realidad la Naturaleza es un circuíto que se autoregenera. Las plantas no sólo producen flores y frutos sino también semillas. Las cuales, cuando se trata de plantas rústicas, o sea no híbridas, sirven para que podamos obtener nuevos cultivos.

Al respecto quisiera hacer alusión a las nuevas semillas con “copyright” que nos ofrecen algunas grandes compañías de fitosanitarios. En sus envases se especifica claramente que ellas tienen todos los derechos sobre las futuras semillas y que por tanto nosotros, los que las hemos comprado en primer lugar, no podemos recoger las semillas de nuestras plantas. Bueno, demencial. Que cada cual piense lo que quiera y actúe en consecuencia pero es triste que haya ahora mismo agricultores encausados judicialmente por haber recogido y utilizado semillas producidas por sus propias plantas.

Dejemos estas cuestiones legales y vayamos a lo nuestro, cómo recoger y después guardar semillas. Necesitaremos unos materiales muy básicos, además claro está de las plantas de las que queremos tomar las semillas. Con unos sobres, unas bolsas de papel, unas tijeras de podar y un bolígrafo tendremos suficiente.

Esperaremos a que la planta de la que vamos a tomar las semillas haya madurado completamente. Cortaremos la parte de la planta que contenga las semillas, vaina, cápsula o cualquier otro. Si es muy grande como vemos en el ejemplo podemos dividirlo en varias secciones.

Introduciremos de inmediato la parte seccionada de la planta dentro de una bolsa de papel. Las semillas cuando están en su punto óptimo de recogida se sueltan con enorme facilidad.

Ya en casa prepararemos sobre una mesa una hoja grande de papel sobre la que vaciaremos el contenido de la bolsa en la que llevamos las semillas recolectadas. Ahora se trata de eliminar todo lo que no sean estrictamente las semillas. Insectos, trozos secos de la planta, piedrecillas, tierra, todo lo que no sean semillas debemos apartarlo.

Con cuidado verteremos las semillas dentro de un sobre de papel. Lo cerraremos y anotaremos en el exterior la especie y la fecha de recolección de las semillas. Podemos añadir los detalles que queramos como por ejemplo los relativos a la localización y demás circunstancias de la planta de la que hemos recolectado las semillas.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Responder

    Angeles ha escrito el 19.09.2017 a las 12:41

    me parece que , evidentemente, hay que volver a las prácticas tradicionales y LOGICAS

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share