Guía de Jardinería

17 soluciones caseras contra las malas hierbas Artículo Publicado el 19.07.2017 por Javi

El gasto en herbicidas es el mayor de todos los productos que se usan en agricultura y con gran diferencia. No son baratos y hay que estar usándolos continuamente. Cuando tienes una pequeña huerta o jardín, pues la verdad, como que no apetece mucho gastarte el dinero en esas cosas y además tenerlas cerca de ti y de los tuyos pues todavía menos. Hemos recopilado 17 soluciones caseras contra las malas hierbas que te pueden echar una mano en esta perpétua batalla. Y no hay que olvidar la mano y la azada que son los remedios más sanos y económicos.

1.- Vinagre

Últimamente muy de moda en todo lo que respecta a la limpieza del hogar, el vinagre también puede ayudarnos en el jardín. El vinagre contiene ácido acético que mata el follaje de las plantas y aumenta la acidez del suelo. Una botella pulverizadora con vinagre y un par de gotas de lavavajillas te irá muy bien para matar las malas hierbas. El lavavajillas líquido o cualquier jabón en realidad actuará como humectante favoreciendo que el líquido usado quede adherido a las hojas de la planta. Obviamente no hay que usarlo entre los cultivos pues dañará a todas las plantas por igual o de hacerlo con mucho cuidado para no mojar las plantas cultivadas.

2.- Bórax

El bórax es un producto que se usa para la limpieza de la casa y el lavado de la ropa. Si preparamos una solución de 250 gramos de bórax disuelto en 8 litros de agua podemos usarla para acabar con las malas hierbas. Actúa por contacto por lo que tendremos las mismas precauciones con las plantas cultivadas como hemos dicho antes del vinagre. Hay que tener además cuidado con nuestras manos y usar guantes para su manipulación y uso.

3.- Aceites esenciales de cítricos

El limoneno es la sustancia, una de ellas, presente en los aceites esenciales de los cítricos. Es además la que les confiere su típico aroma. Pulverizado sobre las hojas de las malas hierbas les disuelve su capa protectora y facilita que otros agentes las dañen irremediablemente. Podemos mezclar aceite esencial de cualquier cítrico con vinagre y una cucharada de ácido cítrico más un par de gotas de jabón líquido. Acabará con la parte aérea de todas las plantas que pulvericemos.

4.- Lavavajillas líquido

Por sí solo no les hace nada a las malas hierbas pero será componente esencial en todos los remedios caseros para evitar que el líquido escurra rápidamente sobre la superficie de la planta. Simplemente mezclado con sal o vinagre ya aumenta considerablemente el efecto de estos productos.

5.- Aceite de coco

Los ácidos grasos interrumpen la capacidad de una planta de llevar a cabo actividades biológicas normales como la fotosíntesis y la transpiración. Además disuelven la capa cerosa que protege a las hojas y así provoca que la planta acumule demasiada agua, se
marchite y acabe muriendo.

6.- Sal 

La propiedad herbicida de la sal se ha explotado durante cientos de años. La sal cambia el pH óptimo del suelo y mata a las plantas privándolas de su contenido en agua y causando una deshidratación severa. El único inconveniente es que la sal se diluye rápidamente en agua y pierde su eficacia con la lluvia. Por su efecto no es recomendable usar este remedio en la zona de cultivo. Es mejor reservarlo para caminos o áreas en las que no vamos a cultivar ninguna planta.

7.- Agua hirviendo

El agua hirviendo mata las plantas que toca. Es simple, barato y particularmente eficaz para matar malezas anuales. Sin embargo también se puede utilizar para controlar las malas hierbas perennes que tengan raíces pequeñas.

8.- Lejía

No es sólo un limpiador maravilloso sino también un herbicida letal. Es mejor utilizarla para matar las malas hierbas maduras a lo largo de las grietas y grietas de la calzada o el césped. La lejía daña el suelo por lo que no es recomendable su uso en zonas de cultivo.

9.- Azúcar

El dulce asesino también los es para las plantas. El método es simple ya que solo hay que tomar una taza llena, o incluso un puñado, de azúcar y espolvorearlo alrededor de la base de la mala hierba. Cubrir el suelo densamente sobre la zona de la raíz de la mala hierba y comprobar en un día o dos si el área sigue llena de azúcar y la mala hierba muestra algún síntoma de decadencia. En caso contrario repetir el proceso. Al parecer, se están haciendo estudios científicos sobre el tema, el efecto está relacionado con la neutralización del nitrógeno del suelo.

10.- Ginebra

Por su alto contenido en alcohol puede deshidratar las hojas de las malas hierbas y finalmente matarlas. Es mejor pulverizarla a pleno sol y con cuidado de no dañar a nuestros cultivos.

11.- Harina de maíz

En realidad no se trata de un herbicida sino de una sustancia preemergente. Imposibilita la germinación de las semillas depositadas en el suelo. Ninguna planta es capaz de crecer sobre la harina de maíz. Es por tanto una medida preventiva a tener en cuenta para tener áreas sin invasores vegetales.

12.- Alcohol

Como antes dijimos de la ginebra, el alcohol es un poderoso deshidratante. Lo pulverizaremos exclusivamente sobre las plantas a eliminar para no dañar los cultivos.

13.- Aceite de clavo

El aceite de clavo es otra sustancia eficaz para combatir el crecimiento excesivo de las malezas. No es tóxico y no altera el pH natural del suelo de ninguna manera. Además, sirve para un doble propósito pues también repele las plagas. Funciona mejor con las malas hierbas de verano que con las de invierno. Si le añadimos vinagre y una pizca de sal aumentaremos su eficacia herbicida.

14.- Zumo de limón

El ácido cítrico quema las hojas de las malas hierbas. Los expertos recomiendan el uso combinado de vinagre, agua hirviendo y zumo de limón en aquellas malas hierbas persistentes que simplemente no dejan de crecer.

15.- Bicarbonato de sodio

Las malas hierbas no pueden sobrevivir cuando se exponen a una alta concentración de sal. El bicarbonato de sodio, cuando se usa en gran cantidad, aumenta la salinidad del suelo y hace que las malas hierbas se marchiten y mueran. No apto por tanto para áreas de cultivo.

16.- Posos de café

Aunque no son propiamente un herbicida, los posos de café cuando se utilizan como mantillo evita la propagación de las malas hierbas y además están llenos de nutrientes para tus plantas.

17.- Vodka

Su mecanismo de acción es el mismo que el de la ginebra y el alcohol ya que actúa deshidratando las hojas de las malas plantas. Especialmente eficaz con el llantén, el verbasco o gordolobo y el diente de león, así como con otras malas hierbas de hoja ancha.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Responder

    Nombre de Usuario ha escrito el 20.07.2017 a las 01:27

    Muy interesante ,me gustaría recibir sugerencias para eliminar el musgo que se forma sobre la capa asfáltica

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share