Guía de Jardinería

Descubre cómo cuidar la Amapola Artículo Publicado el 12.01.2018 por Flavia

La Amapola, cuyo nombre botánico es Papaver, conforma un intenso género que está compuesto por plantas herbáceas, vivaces y anuales, que cuenta con una gran diversidad de colores y formas. Su floración es espectacular, pero, infelizmente, de muy poca duración, aunque algunas especies florecen durante mucho tiempo. Esta comienza a mediados de la primavera, aunque algunas especies lo hacen a mediados del verano. Sus flores son bellas y delicadas y no sirven como flor cortada por que se secan rápidamente. No obstante, son plantas resistentes y rústicas, muy fáciles de cuidar e incluso algunas de autosiembran solas y pueden provocar una gran infestación.

Sus flores son solitarias y aparecen el extremo del tallo floral, formadas por cuatro-seis pétalos y numerosos estambres cortos o incluso inexistentes.

Cuidados de la amapola durante todo el año

La Amapola se acomoda fácilmente a cualquier situación y tipo de suelo, aunque cuente con unas condiciones más bien pobres; no obstante, las variedades nuevas precisarán unas condiciones mucho más idóneas en el suelo para desarrollarse adecuadamente.

Las amapolas pueden florecer tanto en el sol como en la semisombra, aunque es a pleno sol cuando se aprecian sus hermosas tonalidades. Puede llegar a alcanzar hasta los 90 cm de alto, por lo que se precisa una distancia de plantación de entre 20-30 cm.

Reproducción de la Amapola

No es una planta que tolere bien los trasplantes, por lo que es conveniente realizar las siembras en el sitio definitivo de la plantación, aclarando después el número de plantas; esta siembra se puede realizar tanto en primavera como en otoño. Las especies vivaces podrán reproducirse mediante la división de la mata o por esquejes de raíz. La mejor época para hacerlo es en otoño o en primavera, antes de que comiencen a brotar con mucha fuerza.

Especies de la Amapola

  • Adormidera: conocida científicamente como Papaver somniferum. Es la planta de donde se extrae el opio. Se trata de una planta anual que puede medir hasta 1 m de alto. Sus tallos son gruesos y robustos y sus hojas glaucas y dentadas. Sus flores son amplias de hasta 15 cm de diámetro.
  • Papaver alpinum: es una planta ideal para rocallas por su escaso desarrollo, dado que difícilmente supera los 20 cm de alto. Cada tallo floral lleva una flor, pero de color diferente que va desde el blanco más puro hasta el rojo más intenso pasando por el amarillo. Se autosiembran fácilmente.
  • Papaver orientale: es una planta vivaz que florece a mediados del verano hasta mediados del otoño. Sus hojas son verdes grisáceas de 30 cm de longitud. Puede llegar hasta 90 cm de alto. Sus flores son de color escarlata con una mancha negra en la base o en el pétalo. También existen híbridos de diversos matices: rosa salmón, anaranjado y blanco.
  • rhoeas: es una planta anual que puede alcanzar los 60 cm de alto con tallos ramificados y erguidos. Sus hojas son irregularmente dentadas y sus flores de color rojo vivo surgen en verano. Esta especie ha dado lugar a muchísimas variedades de diversos coloridos, entre las que se destacan las de color blanco rosado, blanco, rojo, escarlata, y flores tanto simples como dobles y semi dobles.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share