Guía de Jardinería

Descubre cómo cuidar a la Dracaena en este post Artículo Publicado el 05.01.2018 por Flavia

La Dracaena es una planta de interior muy elegante, procedente de África que, a menudo, es confundida con un ejemplar australasiático conocido como Cordyline. Las especies que se consiguen con mayor facilidad son las variedades de la Dracaena deremensis, que crecen hasta los 1,2 m de alto y poseen hojas puntiagudas en forma de lanza con bandas de color blanco que recorren su superficie.

Esta planta crece hacia arriba a medida que las nuevas hojas van desarrollándose desde el centro y mueren las viejas que están en la base, dejando un tallo desnudo similar al de una palmera. En Tenerife hay un ejemplar muy conocido al que se le calculan más de 1000 años.

Cuidados de la Dracaena

Cambia la planta de maceta cada dos años en primavera para colocarla en un recipiente de mayor tamaño o hazlo todos los años si tu ejemplar crece muy rápido. Utiliza un compost con base de turba fresca sobre una capa de grava gruesa y pedazos de macetas rotos. Coloca la Dracaena en una habitación donde los rayos del sol entren pero no les den directamente.

Adora las temperaturas que oscilan entre los 15-27 °C, pero cuanto más calor haga, más humedad precisará, de modo que tendrás que rociar las hojas diariamente cuando el calor apriete. Mantén la tierra húmeda pero no saturada. Agrega un par de gotas de fertilizante líquido al agua dos veces por semana.

Cuando baje la temperatura, tendrás que dejar de usar fertilizante y regar la planta espaciadamente, aunque no debes permitir que la tierra se seque por completo. La temperatura invernal no debe descender por debajo de los 15 °C y si quieres que tu Dracaena continúe estando saludable, tendrás que rociarla semanalmente.

Como reproducir la Dracaena

Siembra las semillas de la Dracaena en un compost para semillas en invierno-primavera y colócalas en un propagador eléctrico para que permanezcan a una temperatura de 27 °C, aunque también puedes colocar la bandeja en una bolsa plástica transparente. Cuando las plántulas sean grandes y puedan manipularse, trasplántalas a macetas de 7 cm y consérvalas al 21-24 °C, lejos de las corrientes de aire y protegidas del sol directo.

Corta algunos esquejes del tallo en primavera de un ejemplar grande para obtener nuevas plantas. Corta una rama lateral y trocéala en secciones de 7 cm de largo, retirando las hojas viejas. Introduce los extremos en donde has hecho el corte en hormonas de enraizamiento y pon los trozos de tallo en una bandeja de compost, en un propagador o una bolsa plástica a 24 °C. Cuando los esquejes hayan brotado, comenzarán a aparecer las primeras hojas. Trasplántalos a macetas de 7 cm con compost con base de tierra.

Problemas de la Dracaena

Si las hojas se marchitan y se caen prematuramente, esto puede indicar que la planta está muy seca o que ha sido regada en exceso. Por otra parte, los pequeños insectos que aparecen en la parte inferior de las hojas son una señal de cochinillas; trata tu ejemplar con un insecticida sistémico base de malathion. Riega la tierra con un insecticida sistémico añadido al agua dos o tres veces durante la época de crecimiento.

Cuando compres un ejemplar de Dracaena, procura que sus hojas estén sanas y no tengan marcas. Si quieres un espécimen alto con tallos, compra el ejemplar con la altura que desees, dado que este vegetal es de crecimiento lento.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share