Guía de Jardinería

Recolección y compra de semillas Artículo Publicado el 01.10.2012 por Libelula

Esta tarea se realiza cuando las semillas se encuentran maduras, y tiene que ser antes del período de dispersión, por lo cual hay que estar atentos de las fechas.

Recolección casera de semillas

Algunas flores, como las campanillas y las anémonas, tienen semillas que se recoge mientras están verdes. En general, las de la mayoría de las herbáceas se sacan primero; luego se extraen y almacenan.

Las semillas deben almacenarse en bolsa de tela o papel, en paquetes o envueltas en celofán. Desde ya, no recomendamos el uso de bolsas plásticas, ya que conservan la humedad. Es de vital importancia que el ambiente donde se almacenan sea seco y frío.

Si los paquetes se llegan a guardar en la heladera y hay riesgo de humedad, deben en ese caso colocarse en una bolsa de polietileno para protegerlos.

Para un mejor resultado:

  • De nuestro jardín, solo debemos recolectar semillas de plantas fuertes y sanas.
  • El éxito de la plantación dependerá de la frescura de las semillas. En algunos casos, permanecen vivas entre dos y cinco años si se las guarda en un lugar seco y de baja temperatura.
  • Las semillas que se obtienen del propio jardín producen mejores plantas, adaptadas a las condiciones locales. Cuando traemos semillas de otras zonas, necesitan atravesar por un período de adaptación, y pueden no germinar.
  • Para germinar, cada semilla requiere una determinada temperatura. Esto debe ser tenido en cuenta a la hora de sembrar.
  • Las semillas debe recolectarlas cuando maduren, y antes de almacenarlas hay que limpiarlas o sembrarlas. Si van a almacenarse, debe identificarlas enseguida (fecha de recolección y nombre de la planta).

Ahora bien, si vamos a comprar en lugar de recolectar nuestras propias semillas hay algunos consejos que debemos tener en cuenta.

A la hora de comprar semillas en casas del ramo, debemos tener en cuenta que las de muchas especies duran varios años, pero que los mejores resultados se obtienen de las semillas frescas. Todas, excepto las semillas grandes de cubierta dura, se deterioran rápidamente en condiciones de humedad. Es por este motivo, que es mejor comprar las semillas que vienen en paquetes herméticos. Estos se abrirán cuando se usen y las sobrantes se guardarán en un lugar fresco y seco. Las semillas pequeñas presentan el problema de que se agrupan formando montones difíciles de manejas si se llegan a humedecer. Algunos tipos de semillas se comercializan con un fungicida aplicado en la cubierta, lo que nos garantiza una germinación sana, pero es importante destacar que son caras y vienen pocas en cada paquete. Es fundamental que nos fijemos en la fecha de vencimiento del sobre y elegir variedades conocidas y fáciles.

Foto: blog.northerngardener.org


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share