Guía de Jardinería

Podando los rosales Artículo Publicado el 18.01.2013 por Libelula

Para la poda de rosales, es elemental, además de las herramientas, contar con un buen par de guantes gruesos para manipularlos.

poda de rosales

Los especialistas recomiendan una poda baja, a 30 cm del suelo, en tanto que otros aconsejan dejar los tallos más largos, a 50 cm. Lo ideal sería una poda intermedia entre ambas. Este proceso se realiza para renovar la planta y quitar las ramas secas, a fin de lograr un equilibrio entre tallos nuevos y viejos. El beneficio, será una mayor y mejor floración, además de un buen estado de salud para la planta a lo largo de una vida prolongada. Si bien la poda es muy importante, es vital que se presente acompañada de un buen cultivo. Esto incluye una buena alimentación así como un buen control de plagas y enfermedades.

Ahora bien, es importante también conocer cuándo y cómo debemos hacer esta tarea de mantenimiento de nuestros rosales.

Generalmente, los rosales se podan entre mediados de otoño y de primavera. Como regla, en las zonas de clima cálido se la puede anticipar y, en las regiones muy frías, conviene atrasarla. La poda debe comenzar después de dos heladas fuertes.

Primeramente, se procede al raleado, consiste en quitar desde la base los chupones, así como las ramas torcidas, enfermas y cruzadas. Luego deben elegirse tres o cuatro tallos que sean sanos y fuertes por rosal. A cada uno se le realiza un acortamiento dejando entre cuatro y cinco yemas por tallo. Es conveniente que la yema superior quede mirando hacia afuera. La disposición de las yemas que dejamos es importante para que la brotación futura tenga una distribución pareja.

Finalizado el trabajo, es imprescindible juntar y quemar los restos de la poda o tirarlos en bolsas. Posteriormente, debemos desinfectar pulverizando toda la planta y el suelo (con polisulfuro de calcio). Finalmente, después de una semana, hay que abonar con compuestos orgánicos, como humus de lombriz o compost, y dejar los inorgánicos para fin de estación.

Tras la primera floración de las rosas, es muy importante podar las flores pasadas. Realizando un corte a 45º, cerca de la yema. Hay que carpir y fertilizar con un producto químico inorgánico u orgánico para que la planta se recupere de la floración.

Foto: saliplantgarden


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (3)

  • Pingback: Bitacoras.com 18 de 01 de 2013 [..] [..]

  • Bejenao ha escrito el 18.01.2013 a las 16:27

    Buenas, que tal? Tan sólo quería resolver una duda que me circula por la cabeza desde hace un tiempito. Resulta que este artículo habla sobre la poda de rosales en general, pero no existe diferencia entre la poda del rosal "Híbrido de Té" y del rosal "Sevillano"? Por referirme a la altura del tallo, ya que entre ellas hay una gran desemejanza de crecimiento apical.
    Muchas gracias. Un saludo!!

  • coyis ha escrito el 07.05.2015 a las 03:39

    mi rosal es blanco con el filo rosado todo el año tenia rosa grandes hermosas y desde el año pasado después de la primera floración, los botones no calcanzan a frecer aun no abren y se ve el filo de los petalos enegresido y seco como quemado, yo pense que eran por que entraban en ellos unos animales negros que los perforaban pero ahora en la segunda floración del año esta pasando lo mismo aun que no tiene los animales negros si e visto algunas manchas redondas pequeñas oscuras en algunos botones y algunos animalitos verdes . Si uso fertilisante para plantas de capullo. pero no se que mas hacer.

© 2016 www.guiadejardineria.com