Guía de Jardinería

Plantar un frutal comprado en maceta Artículo Publicado el 12.10.2015 por Javi

Los árboles frutales se pueden comprar de varias formas, en cepellón, en maceta o en raíz desnuda. La presentación en maceta es la más habitual en los centros de jardinería, reservándose las otras dos presentaciones para cultivos profesionales. Cuando plantamos un árbol frutal que hemos comprado en maceta hemos de tomar unas pocas precauciones para tener éxito. Vamos allá pues a ver cómo podemos plantar un frutal comprado en maceta en nuestro jardín.

plantar-un-frutal-comprado-en-maceta-01

Obviamente el primer paso, y fundamental, es la correcta elección del lugar donde queremos plantar el frutal que hemos elegido. Este punto variará bastante de unas especies a otras de árboles frutales, la mayoría preferirá un lugar soleado y protegido del viento y las heladas. Otro punto muy importante es la edad del árbol que hemos comprado, cuanto más joven tendremos que adoptar más precauciones y si lo compramos en primavera y el árbol está en flor todavía habremos de tener más cuidado en la plantación.

plantar-un-frutal-comprado-en-maceta-02

Seguramente el cepellón del árbol comprado se encuentre bastante seco. Antes de plantarlo es imprescindible rehidratar bien las raíces y la tierra que las rodean. Una forma excelente de llevar a cabo esta operación es sumergiendo la maceta en un cubo con agua. Dejaremos un rato hasta que todo el cepellón se empape bien de agua. A continuación escurriremos el exceso de agua.

plantar-un-frutal-comprado-en-maceta-03

El agujero que cavemos en el suelo para plantar nuestro árbol frutal debe ser el doble del tamaño del cepellón de dicho árbol, tanto en anchura como en profundidad. Echaremos un poco de abono en el fondo del agujero y mezclaremos la tierra que hemos sacado con compost o estiercol bien curado. Sacamos el cepellón de la maceta con cuidado, procurando mantener la mayor cantidad de tierra alrededor de las raíces. Colocamos el árbol en el centro del agujero practicado.

plantar-un-frutal-comprado-en-maceta-04

Cubrimos las raíces con cuidado, se puede ir acomodando la tierra con las manos para no dañar el tronco con la pala. Una vez tengamos las raíces cubiertas de tierra haremos un cerco alrededor del árbol, lo llenaremos de agua y dejaremos que se filtre. Después podemos echar tierra en el cerco pero sin tapar demasiado el tronco, sobre todo nunca hay que tapar la zona de injerto. Irá bien para evitar que el agua se encharque en la base del tronco, cosa que siempre trae problemas con las enfermedades fúngicas.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share