Guía de Jardinería

¿Los milpiés causan daños en el jardín? Aquí te lo contamos Artículo Publicado el 25.01.2018 por Flavia

Seguramente habrás notado alguna vez en tu jardín unos insectos delgados con cuerpos segmentados que parecen serpientes diminutas. De hecho, tras inspeccionarlos de cerca, notarás que estas criaturas poseen manchas de color marrón-rosado en los laterales de su cuerpo. ¿Qué es un milpiés? ¿Ocasiona daños en los jardines? De ser así, ¿hay cómo controlarlos? En este post tendrás las respuestas a tus preguntas.

¿Qué es un milpiés?

Los milpiés, junto con los ciempiés, son miembros de un grupo de animales denominados miriápodos. Los ciempiés son unos animales depredadores que habitan en el suelo y que poseen un solo par de patas por cada segmento corporal, mientras que los milpiés poseen tres pares de patas por segmento corporal.

Los ciempiés son mucho más activos que los milpiés y cuando se descubren empiezan a correr, mientras que los milpiés se congelan o acurrucan. Los milpiés pueden esconderse en el suelo o debajo de piedras y troncos durante el día, y por la noche salen a la superficie del suelo y trepan las plantas. Estos miden unos 15 mm de largo, carecen de ojos y poseen cuerpos de color blanco pálido con manchas rosadas en los laterales donde tienen glándulas defensivas.

Estos habitantes del suelo suelen alimentarse de material vegetal en descomposición y ponen sus huevos en primavera y verano en el suelo. Estos son mucho más pequeños que los adultos y durante su adolescencia, se despojan de sus pieles unas 7-15 veces e incrementan su longitud al añadir segmentos adicionales a sus cuerpos.

¿Qué daños ocasionan?

Aunque se alimentan de materia orgánica en descomposición, también pueden ocasionar daños en frutos, bulbos, verduras de raíz y tubérculos maduros, alimentándose de ellos. Por lo general, siguen los túneles ocasionados por babosas, plagas u otras enfermedades. Algunos de los cultivos de jardín más susceptibles al daño de los milpiés son las fresas, la remolacha, las patatas, los nabos y los frijoles.

En términos generales, los milpiés rara vez ocasionan daños graves, por lo que no es preciso utilizar ningún químico para controlarlos. En su lugar, practica una adecuado limpieza de los jardines a través de la eliminación de los residuos de los cultivos y la descomposición del material orgánico. Además, elimina cualquier rastro de mantillo viejo u hojas en descomposición.

Los milpiés poseen muchísimos enemigos naturales como las ranas, los erizos, los pájaros, los sapos y los escarabajos.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share