Guía de Jardinería

Las peores plantas para los alérgicos Artículo Publicado el 21.08.2017 por Javi

Veremos aquí una relación de plantas cuyas flores producen mucho polen y además de pequeño tamaño. Estos dos hechos son los que hacen que unas plantas puedan producer más síntomas en las personas alérgicas o con una cierta sensibilización. Bien, sencillamente, si te ocurre esto, lagrimeo, picor de ojos, estornudos y demás síntomas típicos de la alergia al polen debes evitar tener estas plantas en tu jardín y sobre todo dentro de casa. Lógicamente no están todas pero son de las más comunes en los jardines.

El género Aster está formado por unas 600 especies de plantas y muchas de ellas se usan en jardinería por la belleza de sus flores. Es en primavera cuando más nocivas resultan a las personas con alergia aunque incluso en verano pueden ser molestas. Vamos a ver unos cuantos ejemplos a continuación.

La Gypsophila paniculata es una planta silvestre que se ha introducido también en el cultivo ornamental. Aunque sus flores son pequeñas contienen una gran cantidad de polen. Las hibridaciones de flor doble no son tan perjudiciales pues tienen menos polen y el mayor número de pétalos dificulta su distribución.

La dalia pertenece al género Aster y producen flores grandes muy atractivas para los polinizadores. Además tienen polen durante todo el verano. Las variedades híbridas son también mucho menos dañinas para las personas con alergias ya que apenas tienen polen.

La margarita es otra planta del género Aster y por tanto rica en polen. Aunque su polen no es transportado por el viento no es conveniente que las personas con alergias se acerquen a ellas.

La gerbera o margarita africana, Gerbera jamesonii, es otro miembro de las Asteráceas que puede dar muchos problemas. Sobre todo evitaremos tenerlas dentro de casa incluso como flor de corte.

La manzanilla tiene un polen especialmente irritante para las personas con sensibilidad. Deben incluso evitar el uso de la manzanilla seca en infusión. También pertenece al género Aster.

El crisantemo, otra asterácea, que produce mucho polen. En su caso pueden resultar molestas incluso hasta bien entrado el otoño. Como estamos viendo el género Aster es el que más problemas nos puede dar a nivel de alergias.

La Ambrosia artemisiifolia es una planta herbácea silvestre que no suele usarse en jardinería pero que incluimos pero que incluimos por su habitual confusión con la vara de oro o Solidago. Ésta última no es polinizada por el viento y no suele provocar alergias, cosa que sí hace la Ambrosia. Además pertenece al género Aster.

Como los girasoles no huelen solemos pensar que no producen alergia, pero sí, su gran tamaño es un buen indicador de la cantidad de polen que contienen. Hay algunas variedades de girasol cuyo polen es muy pesado y no dan problemas a los alérgicos. Es el caso de los girasoles ‘Apricot Twist’ y ‘Joker’.

Los árboles también tienen gran parte de culpa en esto de las alergias. Los causantes suelen ser las especies diclino-monoicas, es decir las que producen flores masculinas y flores femeninas en un mismo árbol, lógicamente el polen de las flores masculinas debe desplazarse a las femeninas y ello produce cada árbol libere una gran cantidad de polen al aire. Algunas especies de árbol que son molestas para las personas con alergia al polen son: cedro, abedul, haya, olmo, roble y sauce entre muchos otros. En el sur de España por ejemplo tiene una gran incidencia el polen del olivo por la gran extensión cultivada y su alto poder alergénico.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share