Guía de Jardinería

Flores, del jardín al plato Artículo Publicado el 07.06.2013 por Javi

Las flores son los narcisistas del jardín, llamando la atención desde lo alto de sus largos tallos, por encima de las humildes plantas. Son bellas y atractivas y lo saben, al fin y al cabo son fruto de la estrategia de las plantas para conseguir y asegurar su reproducción y con ello la conservación de su especie. Pero, ¿porqué no ir un paso más allá y experimentar con su sabor, tal como hacen los pájaros, los insectos y los grandes chefs de cocina?.

Flores al plato 1

El sabor de la mayoría de las flores recuerda sutilmente al sabor de la planta en cuestión, por lo que la inflorescencia frágil de la rúcula tiene una sabor picante parecido a las hojas de la planta, mientras que la flor de la mostaza produce un intenso calor en la boca. Las flores de pepino y de calabaza son frescas y suaves y dulcemente vegetales.

Flores al plato 2

Las flores han sido consumidas como alimento durante miles de años, los romanos utilizaban flores de malva, rosas y violetas. Los chinos y los griegos se deleitaron con azucenas y crisantemos durante siglos. Y las alcaparras, el brócoli y las alcachofas al fin y a la postre no son más que botones florales cerrados. La capuchina, arriba a la izquierda, tiene un sabor muy aromático, la caléndula junto a ella tiene un suave sabor parecido al azafrán. Las pequeñas flores de la mostaza, abajo a la izquierda, alegrarán cualquier comida con su picante sabor. Las flores de calabaza, a su derecha, eran ya un manjar para los viejos romanos y hoy en día también para los más selectos chefs de cocina. Otras flores comestibles crecen incluso en el exterior del jardín, plantas silvestres que también podemos recolecta, son la bergamota silvestre (Monarda didyma), el mirabel (Chrysanthemum coronarium), las prímulas (Primula veris), la margarita común (Bellis perennis) y muchas otras.

Flores al plato 3

Puede parecer un tanto snob el hecho de comer flores pero no se trata de una simple moda temporal si no de algo que hemos comido los humanos durante miles de años. Es una experiencia gustativa  fantástica sentir la textura sedosa de las flores en el paladar y disfrutar rememorando las sensaciones de su sabor, en muchas ocasiones ya almacenados en nuestra memoria del sabor.

Fotos: organicgardening.com


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Juany ha escrito el 13.08.2013 a las 08:13

    MUY interesante no tenia idea que se podian comer las flores...

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share