Guía de Jardinería

El encanto de un vallado rústico Artículo Publicado el 25.05.2015 por Javi

Comparado con un vallado hecho con materiales modernos éstos que os presentamos tienen un mero valor testimonial a efectos prácticos. En cambio salen vencedores en la comparación como elemento decorativo y de señalización. Esas horribles vallas metálicas, algunas con púas inclusive, alejan e imponen con su presencia en cambio un bonito vallado rústico es mucho más amable y cordial.

el-encanto-de-las-vallas-rusticas-01

Además podemos usarlo para ayudar al desarrollo de las plantas trepadoras y es una interesante forma de separar las distintas zonas del jardín. De un elemento disuasorio, el vallado rústico, se transforma en un acompañante que guiará a nuestras visitas a lo largo del jardín y un apoyo donde quedarse un momento a disfrutar del entorno.

el-encanto-de-las-vallas-rusticas-02

La altura de nuestro vallado amigable deberá estar comprendida entre 70-120 cm y los materiales como veis son muy rústicos, madera reutilizada o madera sin desbastar. Es cuestión de buscar un poco y seguro que encontramos una buena oportunidad para reunir la madera necesaria. La construcción es tan fácil como imagináis, sólo hay que cavar los hoyos para los postes. Con una pala, alicates o tenazas, clavos y un martillo tienes suficientes herramientas para crear tu vallado rústico, bueno puedes añadir una sierra para cortar la madera a la medida que prefieras.

el-encanto-de-las-vallas-rusticas-03

Otra idea interesante es formar nuestra valla al estilo de las empalizadas usadas en el control de dunas. Se trata de una serie de palos clavados en el suelo, separados uno 6-8 cm entre ellos y unidos entre sí por acero galvanizado en la parte superior. Son muy fáciles de hacer y quedarán fantásticos para separar y resaltar las distintas partes del jardín.

Vía: rustica.fr


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share