Guía de Jardinería

El cultivo de la Aglaonema Artículo Publicado el 18.11.2016 por Javi

Aglaonema, Aglaonema treubii, Aglaonema commutatum, es el nombre con el que conocemos esta planta aunque en realidad es el de un género que está formado por 50 especies diferentes. El género Aglaonema forma parte de la familia Araceae y su origen se encuentra en Asia. La estructura de la planta es herbácea y su altura alcanza entre 20 y 150 cm según variedades. Se utiliza sobre todo como planta de interior.

el-cultivo-de-la-aglaonema-01

Sus hojas son grandes, glabras, coriáceas y casi siempre verdes aunque es fácil encontrar ejemplares variegados. Las inflorescencias que produce son axilares y presentan espata y espádice de color blanco o blanco-verdoso. El follaje es muy denso y exuberante delatando así su claro origen tropical.

el-cultivo-de-la-aglaonema-02

Como planta de interior no es difícil de cultivar aunque requiere algunos cuidados. Necesita una buena ventilación al tiempo que un nivel bastante elevado de humedad. Los ambientes excesivamente secos no le sientan nada bien. La mantendremos alejada de fuentes de calor intenso. También se puede cultivar en exteriores si vivimos en un lugar que no tenga un clima demasiado fresco. En este caso se puede cultivar tanto en maceta como en el suelo.

el-cultivo-de-la-aglaonema-03

Sea donde sea que la vayamos a plantar necesitaremos un buen sustrato, rico en materia orgánica, y que cuente con un drenaje perfecto. El riego debe ser ante todo regular. La aglaonema no tolera el frío ni las heladas, hay que tener esto en cuenta si vamos a cultivarla en exterior. Si vivimos en una zona de clima frío hay que reducir el riego en invierno y trasplantar la planta en primavera. El ambiente debe ser luminoso pero sin que reciba el sol directo en ningún momento.

el-cultivo-de-la-aglaonema-04

La Aglaonema se puede reproducir por semillas, esquejes o por división de la mata. Aquí vemos un ejemplar de Aglaonema ‘Pseudobracteatum’ que aunque muestra menor densidad foliar tiene unas hojas muy decorativas. No supera los 50 cm de altura y su origen se encuentra en Nueva Guinea. Podemos encontrar diversas hibridaciones de esta especie. Necesita crecer en un lugar a la sombra, parcial o total, sobre todo en las horas centrales del día.

el-cultivo-de-la-aglaonema-05

Hay que mantener el sustrato de la Aglaonema, en cualquiera de sus especies, siempre húmedo pero nunca encharcado. Regaremos un par de veces a la semana. Cuando veamos alguna hoja enferma o que pierde color debemos cortarla cuanto antes. Mantener una buena poda de limpieza es primordial para que mantenga su esplendor. No estará de más añadirle algo de fertilizante tipo 10-10-10 NPK una vez al mes durante todo el año excepto en invierno. Hemos de evitar que el abono se introduzca entre los pliegues de los tallos, para ello podemos utilizar una cuchara para depositarlo en el suelo. La Aglaonema commutatum ‘Pseudobracteatum’ es una planta tóxica y deberemos tener cuidado con los niños y las mascotas.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share