Guía de Jardinería

El contraste de color en el jardín Artículo Publicado el 13.09.2012 por Javi

Una de las mejores maneras de lograr que su jardín tenga impacto visual es trabajar el contraste entre sus plantas. Esto incluye no solo el contraste de  formas y texturas, sino también y quizás más importante, el contraste de colores. Las plantas florecen generalmente durante un breve espacio de tiempo, el follaje en cambio puede durar una temporada o todo el año incluso. Sin embargo, la coloración del follaje por sí sola no consigue el efecto deseado, es necesario crear contraste y para ello hemos de plantar diversas plantas cuyos colores de hoja sean distintos y a la vez complementarios.

Obviamente el color mayoritario en el mundo vegetal es el verde, por aquello de la clorofila, pero hay muchos colores más. Hay plantas con las hojas en tonos amarillos, rojos y azules. Más raramente, pero también las hay, en tonos blanco, negro y plata e incluso naranja. Y por supuesto hay plantas que tienen las hojas de varios colores formando conjuntos un tanto abigarrados.

Los colores de las plantas no suelen ser fijos y permanentes sino que son variables en función de la estación, la exposición al sol, si se encuentran en periodo de crecimiento o de reposo, etcétera. Al fin y al cabo las plantas son seres vivos y es algo que siempre hemos de tener presente.

Para conseguir el efecto de contraste de color que buscamos, también es muy importante la colocación de las plantas. Hemos de rehuir la línea recta, ésta es propia de los jardines formales y con el contraste de color pretendemos lograr un impacto visual, una sensación chocante y graciosa y por tanto informal. Preferiremos las disposiciones escalonadas y en número impar. Por ejemplo, tres plantas bajas de color amarillo dispuestas alrededor de una más alta de color rojo.

Vía: backyard


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share