Guía de Jardinería

Cultivo y cuidados del ficus benjamina Artículo Publicado el 21.07.2016 por Javi

El ficus benjamina es una higuera autóctona del sur de Asia así como del norte de Australia. Se cultiva como planta de interior en todo el mundo con diversas formas, como árbol de interior o como planta, también se puede usar para bonsai. Su interés radica en la forma sinuosa y retorcida de su tronco y ramas y en su follaje. Éste puede ser verde o variegado en algunas variedades.

cultivo-y-cuidados-del-ficus-benjamina-01

Es una planta de interior fácil de cultivar y muy versátil por las posibilidades que nos ofrece. Además de sus características estéticas también tiene la facultad de limpiar y purificar el aire de contaminantes nocivos. Se trata de una planta de crecimiento moderadamente rápido y su altura, cultivada en interior, ronda los 2 metros y su anchura es de unos 50 cm.

cultivo-y-cuidados-del-ficus-benjamina-02

F. benjamina tiene las hojas verdes y suele ser la especie más cultivada aunque también hay también podemos encontrar variedades con las hojas variegadas.  F.benjamina ‘Starlight ‘  tiene pequeñas manchas de color verde en las hojas pero gran parte de las mismas son de color crema.

cultivo-y-cuidados-del-ficus-benjamina-03

El ficus benjamina necesita luz abundante aunque puede tolerar algo de sombra. Puede recibir sol directo pero solo por la mañana o al atardecer cuando su intensidad es moderada. Si no recibe suficiente luz lo notaremos enseguida pues comenzarán a caerle las hojas. Nuestro ficus benjamina debe estar resguardado de las corrientes de aire y con una temperatura ambiente que no baje de los 15ºC para que esté activo y creciendo.

cultivo-y-cuidados-del-ficus-benjamina-04

En cuanto al riego, el F. benjamina, es bastante tolerante. Hemos de mantener el sustrato siempre ligeramente húmedo, ni empapado ni seco. Si recibe los riegos precisos no tenemos que preocuparnos por la humedad del aire. Durante la época de crecimiento es interesante añadir un poco de abono líquido en el agua de riego una vez al mes. El ficus benjamina, mientras es joven, precisa de trasplante anual. Cuando ya se encuentra en plena madurez bastará hacerlo cada dos o tres años. Si se trata de un ejemplar viejo es mejor ya no cambiarlo de maceta siendo suficiente con cambiar los 5 cm de la capa superior de sustrato cada par de años.

cultivo-y-cuidados-del-ficus-benjamina-05

El ficus benjamina puede sufrir diversas plagas y entre ellas destacan las de cochinillas y pulgones. Periódicamente inspeccionaremos a fondo el ficus para descartar cualquier infestación y en el caso de observar alguna tomar las medidas pertinentes.

cultivo-y-cuidados-del-ficus-benjamina-06

Las hojas de la parte inferior suelen amarillear y caer, es un proceso natural de la planta para deshacerse de las hojas más viejas. También se suelen formar unas manchas blancas en la parte superior de algunas hojas como vemos en la imagen. Es un proceso común en los ficus y no debe preocuparnos ya que no afecta a su salud. En realidad no se conoce bien de qué se trata, algunos apuntan que es la forma que tiene el árbol de deshacerse del exceso de minerales absorbidos. Si te molesta se puede limpiar fácilmente con un paño húmedo.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • Responder

    Nombre de Usuario ha escrito el 22.07.2016 a las 23:20

    Los saludo y les doy mis mas sinceras gracias por sus enseñanzas sobre jardineria, les pido el favor de indicarme como debo sembrar curasahos, les agradezo mucho por su interes prestados. Margarita Ma Restrepo.

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share