Guía de Jardinería

Cultivo de la ruelllia azul Artículo Publicado el 20.03.2017 por Javi

El género Ruellia pertenece a la familia de las Acantáceas y nos ofrece ejemplares como esta ruellia azul o Ruellia coerulea. Esta planta de poco menos de 1 metro de altura podemos plantarla en diferentes tipos de suelo, incluso junto al estanque. Esta planta perenne es oriunda de América y se la encuentra con facilidad en México, Brasil, Argentina y Uruguay.

La ruellia es una planta muy rústica y resistente, de cultivo fácil como veremos a continuación. Sus tallos son rectos y sus hojas lanceoladas. Son de un color verde intenso que cuando la planta es cultivada al sol toman un tono metálico. También podemos encontrar variedades que no superan los 25 cm de altura. Las flores de la ruellia son terminales y con forma acampanada. Además de azules pueden ser blancas o rosas. Se trata de una planta muy versátil que podemos usar en macetas o en el suelo e incluso para decorar nuestro estanque como dijimos anteriormente.

La ruellia azul se puede cultivar tanto a pleno sol como en semisombra. No necesita gran profundidad de suelo pero sí que éste sea rico en materia orgánica. El riego debe ser constante. Aunque tolera bien los encharcamientos también soporta cortos periodos de sequía. Cuando se cultiva en zonas anegadas hay que vigilar la posible presencia de enfermedades fúngicas. Se suele aconsejar el pinzamiento de las puntas para que la planta se asiente y tenga más vigor cara la floración. Tras la primera floración se aconseja también podarla.

La fertilización debe ser siempre con materia orgánica pues tolera muy mal los excesos de fertilizante que pueden matarla con facilidad. También se puede cultivar en interior si le aportamos una temperatura cálida y humedad ambiente elevada. La reproducción se puede hacer por tres medios, semillas, división y esquejes. Es muy fácil de reproducir por esquejes pues tienen una tasa elevada de éxito.

Si queremos cultivar esta planta aquí os dejamos una buena receta de suelo. Cuatro partes de sustrato de base orgánica, una parte de arena y una parte de estiércol bovino. Si compras las plantas ya listas en un centro de jardinería será recomendable que quites el envoltorio del cepellón para que se coja mejor al suelo. El hoyo donde la plantemos no debe ser mayor que el cepellón, sobre todo en profundidad. A continuación hay que regar abundantemente.

Aun siendo una planta muy fácil y resistente es necesario atender a sus especifidades. Tras la floración es importante podar la planta para que al año siguiente brote nueva y con fuerza. El otoño es la mejor época para realizar esta operación. La poda consistirá en cortar unos 10 cm todos los tallos y ramificaciones. En invierno echaremos un poco de fertilizante alrededor del tallo de la planta. Con 20 gramos por planta de una fórmula NPK 4-14-8 será más que suficiente.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

  • magdalena guiñazú ha escrito el 20.03.2017 a las 18:32

    hola gente verde, podrían contarme como es el proceso de la violeta de los alpes, una vez que pierde sus hojas ¡se debe mantener humeda en su maceta , o envolverla en papel o ponerla boca abajo entre dos ladrillos, que hago y cuando la ¿como? gracias no encuentro en las guías que colecciono de vosotros... gracias

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share