Guía de Jardinería

Cultivar coles de Bruselas en maceta Artículo Publicado el 13.09.2017 por Javi

Las coles en general tienen gente a favor y en contra pero no dejan de ser una hortaliza saludable, de cultivo fácil, que no puede faltar en nuestra dieta. Las coles de Bruselas, por su crecimiento vertical, son ideales para su cultivo en maceta. Es muy sencillo y nos dará grandes satisfacciones.

Comenzaremos eligiendo la maceta perfecta para cultivar nuestros ejemplares. Una maceta de 30-35 cm de diámetro y otros tantos de profundidad será ideal para cada planta. Si queremos plantar dos ejemplares juntos la maceta deberá medir al menos unos 45-50 cm de diámetro. Es preferible usar macetas de barro ya que drenan bien y permiten el paso del aire. Las coles necesitan temperaturas frescas para crecer correctamente.

En zonas de clima fresco se pueden plantar en primavera, en cambio en zonas de clima templado es mejor plantarlas a finales de verano o principios de otoño. La siembra a partir de semillas se hace a 1,5 cm de profundidad y la temperatura del suelo debe estar entre 7 y 30ºC. Entre 5 y 20 días tardan las semillas en germinar. Cuando las plántulas tengan unos 10-15 cm de altura será el momento de trasplantarlas a su maceta definitiva.

Las coles de Bruselas podemos incluso cultivarlas en interior si les podemos asegurar al menos 6 horas de luz solar directa. Además de sol necesitan estar a resguardo de las corrientes de aire. En lugares muy cálidos no les irá mal que tengan un poco de sombra. Las coles de Bruselas necesitan suelos neutros y arcillosos para que sujeten bien la planta.

En el momento del cultivo añadiremos una buena cantidad de compost o estiércol bien curado. Las coles en general son sensibles a la falta de boro que produce tallos huecos, brotes pequeños y baja productividad. Se puede corregir con bórax o borato de sodio que se suele usar en la limpieza del hogar.

El suelo debe mantenerse siempre con un ligero grado de humedad. Sobre todo hay que evitar que se seque el suelo en el periodo de maduración de la planta cuando se están formando las coles. Igualmente hay que evitar también el exceso de agua y el encharcamiento. En el cultivo en maceta será necesario colocar tutores para guiar la planta y evitar que se incline demasiado.

A las 3-4 semanas del transplante añadiremos algo de fertilizante al agua de riego. Cuando esté a mitad de su crecimiento aproximadamente usaremos un fertilizante tipo 10-10-10 o similar. Acolchar el suelo de la maceta nos ayudará a retener la humedad. Conforme vaya creciendo la planta eliminaremos las hojas más bajas e igualmente la cosecha la iniciaremos de abajo hacia arriba.

Vigilaremos la aparición de pulgones, gusanos de la col y escarabajos. La cosecha se suele realizar a partir de los 3 meses del transplante. Dependerá de la variedad cultivada. Y comenzaremos como hemos dicho por los copos más bajos cuando midan entre 3-5 cm de diámetro e iremos progresivamente recogiendo los superiores conforme alcancen ese tamaño. Los cogeremos retorciéndolos cuidadosamente con la mano para no dañar el tallo.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share