Guía de Jardinería

Correctores para mejorar el suelo Artículo Publicado el 23.01.2013 por Libelula

En más de una ocasión, el suelo de nuestro patio no es el más adecuado para que las plantas crezcan sanas y se desarrollen correctamente. Por este motivo, hay diferentes tipos de suelos, que cada uno será apto para un determinado tipo de vegetación. Para las herbáceas resulta vital un buen drenaje, mientras que los árboles y arbustos necesitarán una buena soltura.

Correctores para el suelo

Conocer el suelo con el que contamos nos permitirá mejorarlo o corregirlo en caso de ser necesario. Para lograrlo, deberemos informarnos primeros de los materiales que podemos adicionarles, tanto para mejorar su textura, como su aporte de nutrientes.

Los nutrientes más requeridos por las plantas son: nitrógeno (N), fósforo (P) y el potasio (K). De la misma manera se necesitan cantidades variables de otro tipo de macronutrientes como son el calcio, el magnesio, el azufre y el hierro. Además existen cinco micronutrientes indispensables: cinc, molibdeno, manganeso, boro y cobre, los cuales son tomados por las plantas en pequeñas cantidades.

Los correctores o enmiendas nos permiten ajustar las condiciones de suelos no aptos para el desarrollo de las plantas que deseamos cultivar. Existen diferentes tipos de correctores: de textura (composición de las partículas del suelo), de estructura (forma de agrupación de las partículas), pH y componentes químicos (nutrientes y sales).

En la vida real, la mayoría actúa sobre más de un problema, ya que varias enmiendas cambian el pH del suelo y su composición química y de nutrientes.

La resaca, el humus de lombriz, el estiércol, las harinas de hueso (o de sangre), el compost, la pinocha, y las cenizas de madera entre otros, son de origen orgánico. Por este motivo, aportan nutrientes, además de alivianar el suelo. En algunos casos también ayudan a corregir el pH. Se los conoce como “abonos orgánicos”.

  • Arena gruesa: Permeabiliza los suelos. No debe usarse arena de construcción: rellenan el suelo pero no añaden beneficios. En una mezcla adecuada, el volumen de arena no deberá sobrepasar la tercera parte del total. Los dos tercios restantes serán de tierra negra y materia orgánica en alguna de sus versiones.
  • Perlita: Material altamente efectivo para “aflojar” los suelos, ya que los vuelven más sueltos y permeables. Solo debe usarse en macetas. Si es aplicado en canteros, se dispensará por el parque con la lluvia o el riego.
  • Vermiculita: Mineral parecido a la mica. Se usa como texturador para mejorar la porosidad y la retención de agua del suelo.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com