Guía de Jardinería

Construir un jardín (VI) Artículo Publicado el 21.12.2011 por Stephanie

En el post del día de hoy veremos lo referente al riego de nuestro jardín.

A la hora de elegir un sistema de riego para nuestro jardín, tenemos varias opciones. Ejemplo de ello son los aspersores para el césped; disfusores, que se recomiendan para el césped o si estamos hablando de zonas estrechas -que no superen los cinco metros-.

También, podemos elegir el riego por goteo, en caso de que tengamos árboles en zonas más complicadas o alejadas o en las que haya escasez de agua; para arbustos, vivaces, árboles frutales o, si decidimos cultivar algo.
Aunque el uso de manguera es muy popular, se sabe que es el sistema de riego menos efectivo y más lento. Pero, en la mayor parte de los casos, es recomendable que tengamos bocas de riego, que estén bien distribuidas por la parcela de nuestro jardín, para que podamos utilizar una manguera en caso de ser necesario.
Lo que se suele aconsejar es una instalación de sistema de riego, de manera automática. Así, nos olvidaremos de las mangueras, o de abrir y cerrar distintas llaves. El riego automático se programa y, de esta manera, podremos abrir y cerrar el riego, todos los días de la semana, en el momento o a la hora que elijamos, si tener que estar pendientes de dicha tarea.
Solo se debe recordar que, en cada zona, se debería programar de una manera distinta, según las necesidades de agua que tengan los distintos árboles, las clases de palmeras que plantemos, los arbustos, las plantas de flor, los huertos o los árboles de frutas que elijamos.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (1)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share