Guía de Jardinería

Conoce la planta vaso o Aechmea distichantha Artículo Publicado el 07.03.2017 por Javi

Esta bromeliácea oriunda de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay es una planta que tiene un uso tanto ornamental como medicinal y de forraje para el ganado. Concretamente el ganado come tanto la inflorescencia como la raíz de esta planta vaso, cardo chuza o caraguatá que son sus nombres populares.

Su aspecto nos recuerda a la planta de la piña o ananás y ello se debe a que ambas plantas pertenencen a la misma familia. Otra particularidad de la  Aechmea distichantha es que puede crecer tanto en el suelo como sobre los árboles. Se dice que es una epífita facultativa.

Las hojas de la planta vaso son muy largas y están bordeadas por espinas. Tienen un color verdoso cuando la planta no tiene flor y se tornan un tanto rojiza al florecer la planta. Cuando ya tienen unos años se recubren de escamas y toman un color grisáceo que hace que la planta se asemeje más todavía a la de la piña. Las hojas se superponen y forman un receptáculo que acumula tanto el agua de lluvia como las deyecciones de los insectos y sus propios cuerpos cuando mueren. Todo este caldo de cultivo es absorbido después por la planta.

La función principal de la raíz de la planta vaso no es obtener alimento sino fijar la planta fírmemente al suelo. Por eso son muy fuertes y resistentes. Las flores aparecen en primavera cuando la planta ya es adulta. La planta sólo florece una vez en toda su vida y son flores realmente muy atractivas tanto para nosotros como para una gran cantidad de insectos. La flor dura muy poco y después la planta muere.

La planta vaso produce un fruto sabroso que se puede degustar tanto crudo como cocido o asado. Las fibras producidas por los frutos tienen un alto valor comercial debido a su uso en la producción de textiles, prendas de vestir, cinturones, bolsos y artesanías.Los frutos aparecen al final de la primavera. También se comen la inflorescencia, el botón y el rizoma de la planta.

La planta vaso se puede cultivar en el suelo, en maceta o fijada al tronco de un árbol como las orquídeas epífitas. No le gusta recibir sol directo por lo que habrá que buscarle una disposición luminosa pero sombreada. Necesita un suelo y un ambiente húmedos pero sin encharcamientos que pueden afectar a las raíces. Es recomendable abonarla con fertilizantes orgánicas pues es muy sensible a las formulaciones que contengan cobre. Es una planta que se reproduce tanto por semillas como por división de la mata.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share