Guía de Jardinería

Cómo salvar a tus poinsettias de la Navidad Artículo Publicado el 26.12.2016 por Javi

La flor de Navidad, pascuero, nochebuena o poinsettia entre muchos más nombres populares es ni más ni menos que la Euphorbia pulcherrima, una planta originaria del sureste de México. Convertida en todo un fenómeno de masas se encuentra presente en todas las casas del mundo occidental durante la celebración de la Navidad. La quieras o no pues muchas veces es objeto de regalo entre amigos o familiares.

La gran, enorme mayoría duran lo que dura la Navidad y luego acaban en el vertedero. Esto puede tener remedio a poco que te lo propongas y la cuides un poco pues al fin y a la postre es una planta perenne.
Una pequeña curiosidad histórica. El nombre de poinsettia, que es el que recibe sobre todo en Estados Unidos, se debe a que fue el embajador de este país en México y botánico aficionado quien allá por 1825 la llevó a su país.

La Euphorbia pulcherrima es una planta tropical que puede llegar a medir hasta 3 metros de altura, en condiciones ideales se entiende. Las brácteas de esta planta pueden ser de distintos colores, rojo, rosa, amarillo e incluso variegadas. Cuando elegimos una poinsettia hemos de fijarnos en sus ramas, que sean fuertes y sanas, en las brácteas que no tengan rebordes verdes y en las flores que sean prietas y con poco polen.

Para darle los cuidados que precisa debes colocar tu poinsettia en un lugar bien luminoso. Cerca de una ventana orientada al sur será un lugar ideal para ella. Necesitan también un ambiente ligeramente fresco y húmedo. Unos 20ºC durante el día y un poco más fresco a la noche será su temperatura ideal. Y para conseguir el grado de humedad necesario bastará con que tenga varias plantas a su alrededor. La flor de Navidad necesita riegos regulares pero dejando que el sustrato seque bien entre riegos. No dejar que se acumule agua en el platillo de la maceta.

Si quieres que tu poinsettia vuelva a tener esas preciosas brácteas debes dejar que caigan las viejas y a continuación guardar la planta en un lugar oscuro y fresco hasta la primavera. Regaremos regularmente pero ahora dejando que el sustrato esté siempre un poco húmedo.

En primavera sacaremos la planta a un lugar luminoso y cortaremos los tallos unos 15 cm sobre el nivel de la maceta. No les irá mal en este momento un cambio de maceta. Aplicaremos fertilizante para plantas de interior una vez al mes e iremos pinzando los brotes nuevos para fomentar la ramificación y evitar que unos tallos crezcan más que otros.

En otoño la planta necesitará luz durante el día pero oscuridad absoluta por la noche. La mejor forma es colocar una caja de cartón cubriendo la planta durante 12 horas al día. Una vez que se produce la floración hay que volver a los riegos dejando que seque el sustrato antes y colocando la planta en un lugar de luz indirecta pero abundante.

Los problemas que suelen aquejar a estas plantas suele ser la caída de las hojas, se suele deber casi siempre al calor seco. No hay que dejar la planta cerca de cualquier fuente de calor. El exceso de riego hace que las hojas se marchiten.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com