Guía de Jardinería

Cómo cultivar el hinojo Artículo Publicado el 16.10.2015 por Javi

El hinojo, Foeniculum vulgare, es una planta herbácea de origen mediterráneo. La parte aérea de la planta está formada por una especie de “bulbo” del que arrancan los tallos verdes recubiertos de estrechas hojas. Este bulbo se consume como una hortaliza y las semillas del hinojo se usan como condimento. Estamos pues ante una planta con una doble función, hortaliza y planta aromática.

como-cultivar-el-hinojo-01

El hinojo se consume fresco en ensaladas, la parte blanca solamente, y también se usa en encurtidos y aliños. Su principal característica organoléptica es su fuerte sabor anisado. Sabor que podemos encontrar en toda la planta, desde el falso bulbo hasta las semillas.

como-cultivar-el-hinojo-02

Las hojas del hinojo son muy finas y abundantes, se usan picadas como condimento mientras son tiernas pues tienen la característica de endurecerse en verano para evitar la evaporación del agua que contiene la planta. Las variedades más conocidas son el hinojo dulce o de Florencia, un hinojo de primavera; también destacan las variedades Armo, Carmo y Pollux por el tamaño y blancura del bulbo. El Genio en cambio produce bulbos de menor tamaño pero firmes.

como-cultivar-el-hinojo-03

Las flores del hinojo se agrupan en grandes umbelas y son de pequeño tamaño y color amarillo. Para su cultivo precisa de temperaturas suaves pues no resiste nada bien el frío. El suelo debe ser suave, suelto y bien trabajado a la vez que rico en materia orgánica. El hinojo es una planta que precisa de riegos abundantes y regulares, hay que mantener siempre un buen nivel de humedad en el terreno.

como-cultivar-el-hinojo-04

El cultivo se lleva a cabo por la siembra de sus semillas en invierno si se hace en semillero y en verano si se hace directamente en el suelo y se trata de variedades otoñales. Las variedades de verano se siembran en primavera. Hay que dejar unos 40-50 cm entre cada mata de hinojo, aunque se pueden sembrar más juntas y después ir aclarando conforme crecen las plantas. Para blanquear los bulbos hay que cubrir con tierra la base de la planta. Y se cosechan cuando han adquirido el tamaño suficiente y su característica forma redondeada y antes de que los brotes se estiren demasiado.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share