Guía de Jardinería

Cómo controlar los ácaros en los árboles Artículo Publicado el 31.01.2018 por Flavia

Seguro te resulte difícil comprender cómo unos insectos tan pequeños como los ácaros pueden tener un gran impacto en los árboles. Incluso el árbol más grande puede llegar a sufrir daños importantes. Continúa leyendo para saber cómo controlar los ácaros en los árboles.

Aunque a veces los llamamos insectos, el hecho de que posean ocho patas significa que están más estrechamente asociados con las arañas y las garrapatas. Estos ácaros pueden dañar seriamente a los árboles porque se presentan en grandes cantidades. Cada hembra adulta pone aproximadamente 100 huevos y, en climas cálidos, pueden tener hasta 30 generaciones en tan solo un año.

El último grupo de huevos pasa todo el invierno en los árboles y espera hasta que vuelva el clima cálido para eclosionar. Esto quiere decir que si has tenido arañas rojas el año pasado, este año las tendrás nuevamente, a menos que estés utilizando un método para controlar los ácaros en los árboles.

Araña roja

Los ácaros son parientes de los insectos chupadores, por lo que se alimentan de la clorofila de las células de las hojas, vaciándolas y ocasionando pequeñas manchas blancas. Este daño se denomina punteado o picado, y puede originar que las hojas mueran. Los ácaros en los árboles producen a menudo una tela de seda sobre las hojas y los brotes tiernos, similar a la de una araña regular.

Hojas con picadas de arañuela

Si todavía no estás seguro si tu árbol está dañado por el ácaro araña u otro problema, intenta esta prueba. Sostén un trozo de papel blanco debajo de la punta de un tallo que se encuentre dañado. Toca la punta del tallo para que las motas caigan sobre el papel y espera unos minutos para ver si algunas empiezan a moverse. Si lo hacen, es porque estás ante la araña roja.

¿Cómo controlar los ácaros araña?

Si el árbol es lo suficientemente pequeño como para que puedas alcanzar todas las ramas con una manguera, todo lo que debes hacer es darle un fuerte rocío. Utiliza tanta presión como pueda tolerar el árbol sin perjudicarlo. Una vez que el árbol se haya secado, verifica si hay ácaros y si fuera necesario repite esto nuevamente. Los ácaros araña prosperan en condiciones sucias, así que deberás enjuagar las ramas lo mejor que puedas. Los ácaros depredadores y los crisópidos son enemigos de los ácaros.

Los productos químicos son el último recurso para controlar los ácaros en los árboles. Ten en cuenta que algunos pueden empeorar el problema. Por ejemplo, los insecticidas a base de carbaril pueden hacer que los ácaros se reproduzcan rápidamente mientras que los piretroides le añaden más nitrógeno a las hojas, haciéndolas aún más sabrosas.

Por tanto, dos buenas opciones son el jabón insecticida y los aceites agrícolas. Lee muy bien las instrucciones de la etiqueta y no te olvides que su efecto no es duradero, por lo que es posible que tengas que volver a rociar varias veces el árbol durante su etapa de crecimiento.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share