Guía de Jardinería

8 usos de las cáscaras de los cítricos en el jardín Artículo Publicado el 10.03.2017 por Javi

Las cáscaras de cualquier cítrico que consumas habitualmente en casa, naranjas, mandarinas, limones, pomelos y demás pueden servirte en el jardín. Con estos 8 consejos les podrás sacar más partido del que te imaginas. Vamos a ver qué podemos hacer con estas cortezas que habitualmente tiramos a la basura.

1.- La primera opción es añadirlas a la pila de compostaje. Las cortezas de los cítricos contienen una buena cantidad de nitrógeno, fósforo y potasio. Trocéalos para que se puedan descomponer antes y enriquecerán tu compost. Además como su olor no suele gustar a las plagas y alimañas las mantendrás lejos de tu pila de compostaje.

2.- También te pueden servir para tratar las infestaciones de tus plantas. Sólo hay que coger la corteza fresca y doblarla sobre los insectos para que los aceites esenciales del cítrico ahuyenten a esa incordiosa plaga. No es tan efectivo como un pesticida químico pero te ayudará a tratar las plagas de forma natural.

3.- Si no quieres que gatos y perros deambulen por tu jardín usa las cáscaras de los cítricos para mantenerlos apartados. El olor de los cítricos no les resulta agradable a las mascotas. Una buena práctica para que no se acerquen a las plantas que queramos controlar es esparcir cortezas troceadas de cítricos mezcladas con posos de café.

4.- Para aromatizar una velada en el jardín puedes echar las cortezas de los cítricos a la chimenea, barbacoa o estufa de exterior. Un magnífico y muy natural ambientador de aroma cítrico.

5.- Secar las cortezas de los cítricos y molerlas hasta obtener un polvo fino nos servirá para aumentar la acidez del suelo. Como sabes algunas plantas necesitan suelos ácidos (acidófilas) para crecer correctamente. Es el caso de las azaleas, camelias, fuchsias, gardenias, hortensias y algunas más. Al mismo tiempo estaremos aportando nutrientes muy interesantes.

6.- Las cáscaras de cítricos son también un buen repelente para las hormigas. Podemos esparcirlas alrededor de las plantas, cuando más finamente troceadas mejor, para evitar que suban por los tallos y devoren los brotes tiernos.

7.- Otro uso interesante es el que vemos en la imagen. Las podemos usar como semilleros biodegradables. Salvo que se trate de plantas muy sensibles a la acidez.

8.- Los mosquitos odian el olor de los cítricos. Así que para mantenerlos alejados de nuestro jardín podemos frotarnos la piel con la corteza de cualquier cítrico. También podemos triturarlas y colocarlas en lugares estratégicos del jardín o el porche.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (0)

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share