Guía de Jardinería

8 maneras de matar una planta de interior Artículo Publicado el 22.09.2017 por Javi

Nadie pretende matar sus plantas adrede, eso está claro. La principal causa de muerte de las plantas de interior es simple y llanamente la ignorancia. No conocer las necesidades de una planta determinada nos puede llevar a cometer errores graves en su cuidado y a ésta a la muerte. Seguro que todos conocemos o hemos conocido alguna vez a un “serial killer” del reino vegetal o por desgracia lo eres tú. Pues con toda seguridad cometían o cometiste alguno, varios o incluso todos estos 8 errores en el cuidado de las plantas que veremos a continuación.


1.- Riego excesivo

Esta es la principal causa de muerte de las plantas de interior. Cada planta tiene una necesidad de agua. Recuerda que riegas las plantas para aportarles la humedad que les falta, no para relajarte tú haciendo algo. Con el agua siempre vale más quedarte corto que pasarte. Cuando una planta de interior tiene sed te avisará, en cambio si tiene demasiada agua se pudrirán sus raíces y cuando veas la consecuencia ya será demasiado tarde.

2.- Falta de riego

En el punto opuesto tenemos la falta de riego. La verdad es que salvo en casos excepcionales, de plantas muy delicadas, es muy difícil matar a una planta de sed, sin intención claro. La gran mayoría de las plantas nos avisan de que les falta humedad, se vuelven fláccidas, amarillean y depués se secan las puntas de las hojas. Tus plantas necesitan atención, no mucha, pero la suficiente. Si por tiempo o lo que sea no puedes prestársela pues mejor no tenerlas.

3.- Luz insuficiente

Las plantas que no reciben suficiente luz se tornan de un color pálido. Su crecimiento se altera y vemos como los tallos se alargan e incluso se retuercen buscando la luz. Las hojas además se quedan más pequeñas de lo habitual. Las plantas necesitan de la luz para realizar la fotosíntesis y si no tienen suficiente dejan de crecer y pueden acabar muriendo.

4.- Exposición directa a fuentes de calor

Tu gatito puede echar unas siestas fenomenales encima del radiador pero tus plantas no. Las plantas expuestas a una fuente de calor directo se deshidratan rápidamente y acaban, literalmente, cociéndose. Y no sólo son radiadores, estufas, aires acondicionados sino también conductos de agua caliente por ejemplo. Procuraremos tener nuestras plantas alejadas de esas fuentes de calor.

5.- Riego inadecuado y acumulación de sales

Regar, por norma, hasta saturar la maceta de agua no suele ser bueno salvo escasas excepciones. Incluso si se hace con algunas plantas que necesitan riegos muy abundantes hay que dejar drenar la maceta en la bañera, por ejemplo, hasta que se seque. Las macetas de barro retienen las sales del agua y con el tiempo se produce una acumulación que puede ser mortal para la planta.

6.- No controlar las plagas

Sí, las plagas son un incordio pero los insectos no se van a ir si no te deshaces de ellos. Hay que inspeccionar las plantas regularmente y sobre todo en primavera y verano. Al menor síntoma hemos de actuar y usar el producto indicado para librar a nuestra planta de esos incordiantes insectos. Áfidos, ácaros y cochinillas pueden infestar nuestras plantas en pocos días y si no actuamos nos podemos quedar sin alguna que otra planta.

7.- Exponerlas a corrientes de aire

Colocar una planta de interior, que en la mayoría de casos son de origen tropical, cerca de una puerta que se abre constantemente o junto a una ventana que no esté bien aislada puede ser su fin. Las corrientes de aire por regla general no les sientan bien a ninguna planta pero menos en estas condiciones en las que implican un descenso brusco y continuado de temperatura en plantas que precisan de temperaturas suaves y estables.

8.- No darles el espacio que precisan sus raíces

Las raíces de las plantas saludables crecen junto con ella. Aunque no las veamos están ahí, dentro de la maceta. Crecen y como no tienen espacio se enmarañan y buscan todos los huecos posibles dentro de la maceta. Si no trasplantamos la planta a una maceta mayor las raíces sufrirán y acabarán muriendo y claro está, con ellas el resto de la planta obviamente. Observa a tu planta, a veces las raíces se ven por la parte superior de la maceta o por los agujeros de drenaje. Incluso si es preciso saca el cepellón un poco y si ves que las raíces están muy imbricadas ve a comprar una maceta nueva y cámbiala. Ella te lo agradecerá.


Artículos Relacionados

Escribir Comentario Comentarios (4)

  • Responder

    CARLOS ISIDRO ha escrito el 22.09.2017 a las 19:32

    PERDON ANTE TODO...PERO CREO QUE LAS PLANTAS DE INTERIOR NO EXISTEN EN EL PLANETA, NOSOTROS LAS ADAPATAMOS. SE LES DENOMINA DE INTERIOR A AQUELLAS PLANATAS QUE LAS EXTRAEN DEL SOTOBOSQUE, DONDE NO LE DA EL SOL DIRECTAMENTE Y EL AMBIENTE HUMEDO, DIGAMOS COMO BRUMA,. ...PERO...PERO EN LOS VIVEROS (ME CONSTA ) LES DICEN, DEBE TENER MUCHA HUMEDAD, Y GRALMENTE LA MAYORIA IGNORA A QUE HUMEDAD SE REFIERE Y LAS RIEGAN HASTA MATAR LA PLANTA, ES PREGFERIBLE QUE LE FALTE AGUA Y NO QUE LE SOBRE. CUANDO LE FALTA O ESTA MARCHITA....YO LAS PONGO EN UN RECIPIENTE GRANDE, LAS SUMERJO Y HASTA QUE NO HAGA EL ULTIMO (...GLUUU--GLUUU...) NO LA SACO. LUEGO DE SACARLA ESPERO ESCURRA TODO EL EXEDENTE Y LA DEJO ENLA SOMBRA HASTA SU RECUPERACION TOTAL...LEJOS DONDE REFRACTA EL SOL EN INTERIORES, SI, CON BUENA ILUMINACION Y ALGO DE AIRE....

    • Responder

      Angeles ha escrito el 30.10.2017 a las 14:09

      Excelente! Gracias!

  • Responder

    jose luis cosio m ha escrito el 23.09.2017 a las 16:52

    recomendacion de abono para arbol de limon y temporada de aplicacion. Gracias

  • Responder

    estela ha escrito el 04.12.2017 a las 15:31

    como puedo salvar la planta que la llaman palo de brazil,la trasplantaron a otra maceta y se esta secando

© 2016 www.guiadejardineria.com

Share